A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

viernes, 29 de diciembre de 2017

Saludos que compartimos



Un  mensaje  de  esperanza,

para  un  año  de  luchas

Nuestros  mejores  deseos

a nuestr«s  lector«s,  amig«s

y compañer«s



MAPU, COORDINACIÓN POLÍTICA



En la víspera del 2018, la Organización de Solidaridad de los Pueblos de Africa, Asia y América Latina (OSPAAAL) se complace al trasmitirle el deseo de que el año que comienza nos permita disfrutar de la salud, el entusiasmo y la fuerza necesaria para avanzar en nuestra batalla común en defensa de la independencia nacional, la prosperidad, la justicia y la unidad entre todos los pueblos hermanos del Tercer Mundo.

Con  sincero afecto y gratitud  por su valiosa contribución  al modesto trabajo que realiza nuestra organización tricontinental, le extendemos una fraternal felicitación.

SECRETARIADO EJECUTIVO DE LA OSPAAAL
La Habana, 26 de diciembre de 2017


On the eve of 2018, the Organization of Solidarity of the Peoples of Africa, Asia and Latin America (OSPAAAL) takes pleasure in transmitting the wish that the New Year will allow us to enjoy the health, enthusiasm and strength required to advance in our common battle in defense of national independence, welfare, justice and unity among all Third World brotherly peoples.

With sincere affection and gratitude for your valuable contribution to the modest work of our tricontinental organization, we send you fraternal greetings.

OSPAAAL EXECUTIVE SECRETARIAT
Havana, December 26, 2017



La edición chilena de Le Monde diplomatique 

En estas fiestas de fin de año queremos desearle muchas felicidades y agradecerle que nos haya acompañado en este camino de información, reflexión, resistencia, búsqueda de alternativas y sueños de un mundo mejor, convencidos que otro Chile es posible.

Reciba los saludos y mejores deseos para este 2018,  del equipo de Le Monde Diplomatique y la Editorial Aún Creemos en los Sueños.

Lidia, Ruth, Dominique, Miguel, Cristián, Libio y Víctor Hugo.

(Néstor Alcérreca)

domingo, 24 de diciembre de 2017

Homenaje a Lautarinos de la Población Bulnes - 2017


Homenaje a Sergio Valdés "Amalio", Ignacio Escobar "Rodrigo" y Enrique Torres "Joaquín", miembros destacados de Lautaro y combatientes de las FRPL, en el 26° aniversario de su caída en combate en Coquimbo el 18 de diciembre de 1991.

Población Bulnes, sábado 23 de diciembre de 2017.

Se ha vuelto tradición para las y los vecinos de la Población Bulnes (comuna de Renca) que familiares, amig«s y compañer«s de Amalio, Rodrigo y Joaquín rindan homenaje al aniversario de su muerte. Este año el homenaje consistió en reunirse desde mediodía en la sede de un club deportivo, luego a las 18 h., realizar un pasacalles de música andina por algunas cuadras de la población y concluir con un acto político artístico en la misma sede. Hubo presencia lautarina y mapucista.
































jueves, 14 de diciembre de 2017

VENEZUELA, Rumbo a nuevas victorias

Por Adán Chávez Frías



Estamos en presencia de la mayor ofensiva imperial en contra de la democracia y de la autodeterminación de los pueblos. El reconocimiento de manera unilateral de Jerusalén como capital del Estado israelí por parte de la administración Trump, pone en riesgo la paz en la región y en el mundo.

Ésta, junto a otras decisiones de la Casa Blanca que contradicen todo el andamiaje legal sobre el cual se construye el sistema de relaciones internacionales, nos señala claramente que el imperialismo norteamericano se encuentra en una de las fases más irracionales, peligrosas y belicistas de la historia, en la que está dispuesto a violentar cualquier normativa, principio, o ley para el logro de sus objetivos.

Las reacciones no se han hecho esperar y la comunidad internacional en su mayoría, ha condenado esta acción violatoria del Derecho Internacional y de todos los esfuerzos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) por la búsqueda de una solución pacífica y consensuada al conflicto palestino.

Pero la agresión va más allá. En Honduras, la embajada estadounidense en Tegucigalpa, en clara injerencia en los asuntos internos de esa nación, ha solicitado al candidato de la alianza progresista Salvador Nasralla, que se desmarque de la figura política de Manuel Zelaya y de cualquier referencia al chavismo o a la democracia socialista.

Nuevamente, EE.UU. coloca a Centroamérica al borde de un conflicto y de la inestabilidad, al avalar un fraude electoral y socavar el sistema democrático hondureño. Hacia el Sur, el gobierno de Macri ha iniciado en Argentina la judicialización y la criminalización de los que se le enfrentan, con la persecución política desatada contra la ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner y otros dirigentes vinculados a la etapa del mandato gubernamental de esta destacada lideresa política y social de nuestra Patria Grande.

Dando continuidad a su política intervencionista en los asuntos internos de Venezuela, la Oficina de Operaciones de Conflicto y Estabilización del Departamento de Estado norteamericano pagó casi 1 millón de dólares a grupos de “expertos”, para que estudien y diseñen estrategias con el propósito de intentar aniquilar el proyecto socialista bolivariano y para la implantación de un gobierno de derecha que allane el camino a la restauración neoliberal, tal y como lo revelaron los mismos medios estadounidenses hace pocos días.


Pero aquí estamos los pueblos, resistiendo a la embestida con mayor conciencia, más organización, más unidad y mayor convicción. Esta es una batalla crucial entre el fascismo imperial y la vocación pacífica, humanista y democrática de la mayoría de los habitantes de este planeta. No podemos fallarle a las futuras generaciones, porque de imponerse el criterio de los que no creen en la paz y en la democracia, la humanidad se sumiría en la barbarie y retrocederíamos a pasos gigantescos a un período de oscurantismo y de miseria.  Hoy más que nunca los pueblos debemos estar unidos en  nuestra lucha contra el imperialismo y el neoliberalismo en todo el mundo.


Este 10 de diciembre, a 158 años de la histórica batalla de Santa Inés,  el pueblo patriota venezolano, el pueblo de Bolívar, Zamora y Chávez, ratificó con su participación en las elecciones municipales una vez más su confianza en el Poder Electoral y su convicción de continuar por el camino de la paz y el entendimiento; por el camino de la defensa de la soberanía y el derecho a la libre determinación de nuestro destino. Estamos preparados para nuevos retos, nuevos escenarios y nuevas victorias.

El 2018 será un año decisivo para la Revolución Bolivariana. Asumimos como proceso histórico de liberación nacional el desafío de enfrentar la traición y la contrarrevolución en todos los terrenos y derrotarlas. En esta etapa debemos superar los obstáculos para garantizar la continuidad y el avance de nuestro proyecto socialista en el plano económico, desarrollando un nuevo modelo de producción y de distribución; pero igualmente, en el plano social-organizativo y fundamentalmente, en lo que significa acelerar la Revolución Cultural.

Estos días próximos a la Navidad, son días de alegría y de reunión familiar, pero también de reflexión. En los últimos meses, presenciamos la esencia del plan que el imperialismo quiere para nuestro país: sumirnos en el caos, la muerte y la desesperanza. En una contienda que no fue fácil y que dejó casi 200 víctimas mortales, aplastamos la violencia fascista con la elección de la nueva Asamblea Nacional Constituyente. Eso solo fue posible gracias a la conciencia social del pueblo, un pueblo que como Cristo, quiere paz, amor, justicia, bienestar, respeto y tolerancia para todos. Preparémonos entonces para seguir cultivando los valores cristianos, que son también los valores de esta Revolución Bolivariana y Chavista. Preparémonos para continuar defendiendo nuestra Patria, nuestra independencia y nuestra soberanía.

¡Unidos seremos victoriosos!

¡Con Chávez Siempre!



Caracas, 10 de diciembre 2017.


VENEZUELA, Toward New Victories

By Adán Chávez Frías

We are in the presence of the greatest imperial offensive against democracy and self-determination of the peoples. The unilateral recognition of Jerusalem as capital of the Israeli State by the Trump Administration is a risk for peace in the region and in the world.

This White House decision, together with others that contradict the entire legal framework on which the system of international relations is constructed, clearly shows us that the United States imperialism is in one of the most irrational, dangerous and warlike phases of history, ready to violate any norm, principle or law to achieve its purposes.

The reactions have taken place rapidly, and the majority of the international community has condemned this violation of International Law and of all the efforts of the United Nations Organization (UN) in search of a peaceful solution by consensus to the Palestinian conflict.

But the aggression reaches beyond. In Honduras, the United States embassy in Tegucigalpa, clearly meddling in the internal affairs of that nation, has requested Salvador Nasralla, candidate of the progressive alliance, to distance himself from the political figure of Manuel Zelaya and from any reference to chavismo or socialist democracy.

Again the United States places Central America on the border of a conflict and instability by endorsing an electoral fraud and undermining the Honduran democratic system. In the south, the Macri government has started in Argentina the judicial inquiry and criminalization of those who oppose him, unleashing the political persecution of former president and current senator Cristina Fernández de Kirchner and other leaders connected with the period in office of that outstanding political and social leader of our Big Fatherland.

As continuation of its interventionist policy in Venezuela’s internal affairs, the Conflict and Stabilization Operations Office of the U.S. State Department paid almost one million dollars to groups of “experts” to study and design strategies aimed at trying to destroy de Bolivarian socialist project and establish a rightist government that will pave the way to the neoliberal restoration, as revealed by the U.S. media themselves a few days ago.

But we, the people, are here, resisting the blow with greater conscience, more organization, more unity and greater conviction. This is a crucial battle between the imperial fascism and the peaceful, humanistic and democratic vocation of the majority of this planet’s inhabitants. We cannot let the future generations down, because if the criterion of those that do not believe in peace and democracy were imposed, humankind would be thrown into barbarity and we would return with gigantic steps to a period of obscurantism and misery. Today more than ever we, the peoples, must be united worldwide in our struggle against imperialism and neoliberalism.

This 10th of December, 158 years after the historical battle of Saint Inés, the patriotic Venezuelan people, the people of Bolívar, Zamora and Chávez, with their participation in the municipal elections, once more confirmed their trust in the Voting Power and their conviction to continue along the road of peace and understanding, along the road of the defense of sovereignty and the right to the free determination of our destiny. We are prepared for new challenges, new scenarios, and new victories.

The year 2018 will be determinant for the Bolivarian Revolution. We assume the challenge to face and destroy treason and counterrevolution in all fields as historical process of national liberation. At this stage we must overcome the obstacles in order to ensure the continuity and advance of our socialist project on the economic sphere, developing a new production and distribution model, but likewise on the social-organizational sphere and essentially by speeding up the Cultural Revolution.

These days when Christmas is near are days of joy and family gathering, but also of reflection. In recent months we witnessed the essence of the plan that imperialism wants for our country: to drive us to chaos, death and despair. In a struggle that was not easy and which left almost 200 mortal victims, we crushed the fascist violence with the election of the new National Constituent Assembly. That was possible only thanks to the people’s social conscience, a people that, like Christ, wants peace, love, justice, welfare, respect and tolerance for all. Let us then prepare ourselves to continue cultivating the Christian values, which are also the values of this Bolivarian and chavista Revolution. Let us prepare ourselves to continue defending our Fatherland, our independence and our sovereignty.

United we will win!

With Chávez always!

Caracas, December 10th, 2017

¿POR QUÉ VOLVIÓ A GANAR EL CHAVISMO?

¿POR QUÉ VOLVIÓ A GANAR EL CHAVISMO? 
MARCO TERUGGI EXPLICA UNA A UNA LAS RAZONES


El chavismo logró su tercera victoria electoral en menos de cuatro meses. Nuevamente, de forma contundente. Primero fueron las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el 30 de julio, luego a gobernadores, el 15 de octubre, y, finalmente, este 10 de diciembre, donde, según afirmó el presidente Nicolás Maduro en horas de la noche, se ganaron 300 de las 335 alcaldías. El mapa arroja una correlación de fuerza en las urnas con amplia mayoría para el chavismo, que, además, sumó una nueva gobernación, para un total de 19 de 23.


¿Cómo se explican estos resultados? El argumento de la oposición y sus alianzas internacionales es siempre el mismo: fraude. Es un botón automático que utilizan ante cada resultado adverso. La falta de credibilidad de esa acusación viene por parte del comprobado mecanismo electoral, y de ellos mismos, cuando una parte de la derecha, la que gana, reconoce los resultados y otra, la que pierde, no. Se sabe en la dinámica del conflicto venezolano que esto es sistemático y sin fundamento.

Las respuestas deben buscarse en la forma en que cada una de las fuerzas llegó a las elecciones. La oposición lo hizo con varios elementos en su contra, y con esa capacidad única de dispararse a los pies. Lo primero fue que una parte importante, en particular los principales partidos, decidió no participar. No significa que la derecha no se haya presentado, allí están las alcaldías que ganaron como prueba de que acudieron. Fueron sin muchas de sus figuras con mayor posibilidad, con peleas públicas, acusaciones de traiciones cruzadas, varios candidatos en un mismo municipio. La imagen fue la de una fuerza en crisis, con los generales enfrentados entre sí.

Ese escenario venía construyéndose desde la derrota sufrida con la elección de la ANC, que se tradujo tanto en la ruptura de la Mesa de la Unidad Democrática, como en un cuadro de desmoralización de su base social que también comenzó a acusar a sus dirigentes de traidores. Eso condujo a la derrota en las elecciones a gobernadores -el fracaso político tiene efecto dominó- y agudizó el extravío estratégico ya evidente. Los principales partidos pasaron en cuatro meses de llamar a sacar al gobierno por la violencia callejera, luego a presentarse a elecciones, y finalmente a abstenerse. El resultado del domingo era entonces predecible.

Esta incapacidad opositora reafirma a su vez un elemento clave para pensar el desarrollo del conflicto venezolano, y es que luego de dieciocho años de proceso revolucionario, la derecha no ha logrado conformarse como una alternativa para la mayoría de la población. Su falta de credibilidad está en su momento de mayor evidencia. Consiguieron desacumular, en lapso de medio año, el capital político que habían conseguido reunir. Se encaminan a las presidenciales de manera desunida, desgastada, con tres intentos insurreccionales fracasados y cuatro elecciones perdidas en el tiempo del mandato de Nicolás Maduro. Lograron un solo triunfo electoral, en diciembre del 2015, que no supieron administrar.

La situación en que se encuentra la oposición es producto de sus propios desaciertos -que son además en algunos casos por órdenes dictadas desde los Estados Unidos- y de la capacidad política del chavismo, que logró salir de un empate y una defensiva que parecían por momento acorralarlo. Esa recuperación de la iniciativa, que se materializa en este tercer resultado electoral en 133 días, tiene varias razones. Una de ellas es que se mantuvo la unidad. Mientras la oposición se dividió cada vez más, el chavismo conservó la figura de Nicolás Maduro como liderazgo que se consolidó, y presentó candidaturas unitarias en la mayoría de los lugares, tanto en las regionales como en las municipales.

Otra razón es la coherencia discursiva. El chavismo no cayó nunca en el llamado a la confrontación callejera al que lo desafió la derecha entre abril y julio. El planteo siempre fue por la resolución electoral, y por esa vía se logró desandar la escalada violenta, y mantener el poder político. Unidad y estrategia vs pelea interna y desvaríos estratégicos.

Una razón más puede buscarse en el acumulado de la revolución. Así como la derecha no logar consolidarse como alternativa para las mayorías, el chavismo tiene una de sus fuerzas en la dimensión identitaria en las clases populares. El chavismo es más que la dirigencia y las diferentes mediaciones con sus aciertos y errores, es una experiencia política, de vida, organizativa, que viene transitando una parte del pueblo venezolano, y permite enfrentarse a estas contiendas electorales con una base que no tiene la derecha. Existe una conciencia del momento histórico, de lo que se juega, se puede perder en caso de una derrota electoral.

Allí pueden encontrarse algunas de las razones de esta tercera victoria electoral, en una etapa en la que muchos analistas afirmaban y reafirmaban que todo enfrentamiento en las urnas conduciría irremediablemente a una derrota chavista. Un triunfo que se da en el momento de mayores dificultades económicas del país. Una situación que no debe verse de manera aislada al cuadro político: la profundización del ataque sobre la economía busca condicionar el voto, generar escenarios que la incapacidad opositora no logra por peso propio. Existen relaciones directas entre dólar ilegal, aumento de precios, desabastecimiento, y jornadas electorales.

Lo que sigue es un desafío inmenso y urgente para el chavismo: estabilizar la economía, frenar el retroceso material que arroja imágenes de un país donde las acciones de lo cotidiano se han convertido en batallas para la mayoría de la población. Eso significa tanto profundizar las alianzas internacionales, las vías para evitar la asfixia que buscan imponer el gobierno norteamericano y sus aliados, como recuperar capacidad de gobierno sobre la economía, y enfrentar los enemigos internos de la revolución. Uno de ellos es la corrupción que, como muestran las investigaciones, se había apoderado de la industria petrolera y parte del mecanismo de importaciones, es decir de los pulmones de la economía.

Ganar elecciones significa la posibilidad de continuar con el proyecto histórico. Se dio un nuevo paso en esa dirección. Y no solamente en un contexto de adversidad interna, sino en un momento donde las derechas del continente, subordinadas a los Estados Unidos, buscan recuperar terreno perdido y muestran, como en caso del fraude electoral en Honduras, hasta donde están dispuestas a llegar. Haber logrado una nueva victoria electoral es entonces inmenso, es una lección de política, una muestra de las peleas que puede dar la revolución venezolana.





jueves, 7 de diciembre de 2017

A siete años de la partida de Jaime Contreras


A siete años de la partida de Jaime Contreras


El profesor de la Universidad de Valparaíso, Jaime Contreras Páez, falleció el 6 de diciembre de 2010, de un ataque al corazón, mientras hacía clases en la sede de Viña del Mar.



Ello se produjo dos meses después de que Jaime hiciera huelga de hambre efectiva en apoyo a la huelga similar que llevaron a efecto varios presos políticos mapuche. El profesor mantuvo un ayuno efectivo, sabiendo que su enfermedad cardíaca no le permitía emprender esta acción sin riesgo, y sabiendo que prolongaría su protesta mientras no estuviese en peligro inminente. Así y todo, concluyó su acción solo cuando los últimos prisioneros mapuche depusieron su huelga. Pero Jaime no quería quedar indiferente frente a la acción drástica emprendida por los prisioneros. Fue una forma de apoyar su movimiento, como hasta el fin apoyó la causa de la reivindicación de los derechos del pueblo mapuche. Quizás creyó que su ejemplo sería seguido por otros partidarios de la causa mapuche, lo que no ocurrió. Solo unos parlamentarios estuvieron en un ayuno de 24 horas, hecho más mediático que efectivo (hicieron “régimen de la luna” pero no se la jugaron por la causa).


Jaime fue uno de los que emprendieron la formación de un grupo de derechos humanos, los Amigos de Miguel Woodward, que tenía por fin rescatar la memoria del crimen de lesa humanidad cometido por efectivos de la Marina contra el sacerdote (separado del clero diocesano por el Obispo Tagle), activista poblacional, profesor popular y militante del MAPU, Miguel Woodward Iriberry. Los Amigos de Woodward desde entonces realizan funas contra la Esmeralda y la Marina y organizan ceremonias de recordación de Woodward y ogtros detenidos desaparecidos de la región de Valparaíso, en el memorial que existe para ese efecto dentro del Cementerio Nª 3, de Playa Ancha, levantado gracias a la acción de esta y otras organizaciones de derechos humanos.



Jaime Contreras quería que Woodward fuese recordado como un luchador comprometido con el cambio de sociedad: un anticapitalista que militaba y ejercía acción colectiva en favor de una sociedad mejor, la sociedad socialista, tal como la soñábamos en la época. Jaime no estuvo de acuerdo en que en el memorial de Woodward se omitiese que él estaba a favor de construir el camino hacia la sociedad socialista. Sin embargo, no dejó de participar en dicha organización de memoria y derechos humanos. Fue el principal organizador, junto a su compañera Miriam y otros copartícipes, del Comedor Miguel Woodward, que realiza una acción de apoyo fraterno a las y los estudiantes universitarios, proporcionándoles almuerzo digno y barato: eso es también construir el socialismo, actuar sin el criterio del lucro apoyando a las y los futuros profesionales que requiere el Chile Popular.

Desde 2008, Jaime se sumó a la reconstrucción del MAPU. Siendo éste un movimiento tan reprimido hasta el día de hoy, y estando él dentro de un ambiente donde los académicos (y no académicos) neoliberales sacan todas sus garras contra ese destacamento, Jaime se mantuvo participando en forma semi-clandestina.

Contreras creía que la lucha por la memoria y los derechos humanos no se podía limitar a recordar a las víctimas caídas entre 1973 y marzo de 1990. Apoyó la voluntad del MAPU de rescatar la memoria y homenajear a quienes cayeron “en democracia” bajo los gobiernos civiles de 1990 en adelante, lo que produjo un conflicto con alguien familiar de Woodward que se opuso al uso del memorial de Playa Ancha con ese fin, ya que no correspondía rendir homenaje a “subversivos”. Pero Jaime respondió que Miguel fue también un subversivo y hasta su muerte un militante mapucista que cumplió el Programa del MAPU en el aspecto de utilizar todas las formas de lucha posibles en favor de la construcción del poder popular y el paso a la sociedad socialista.



Él mismo, rescató del olvido el Programa del MAPU aprobado en su 2º Congreso concluido el 8 de diciembre de 1972. Otro 8 de diciembre, el de 2010, estábamos rindiendo honores al militante ejemplar, en su sepultación, que también fue en Playa Ancha, muy cerca de su amigo y compañero Miguel.


Ese programa de 1972 fue la base para la redacción de la propuesta de programa del MAPU, redactado desde 2009, teniendo Jaime una parte protagónica en el proceso de debate interno y de redacción de la nueva propuesta, adecuada a los nuevos escenarios del país y del mundo. El proceso de preparación del programa, se ha prolongado después de la muerte de Jaime.

A siete años, tenemos que hacer varias reflexiones.

Jaime cayó por ser consecuente con su propia conciencia revolucionaria, que lo llevó a emprender una acción que otros en buena salud no replicaron. Creyó hasta su muerte, que había que dar el ejemplo más que hablar de revolución y de lucha. Como combatiente, luchó, dio el ejemplo, murió físicamente, pero su ejemplo ha vencido a la muerte. Como cristiano, que siempre lo fue, sin contradicción, actuó como decían los apóstoles: corrió la carrera y recibió el galardón de la victoria.

Reflexionemos y preguntemos a las y los que lo conocieron: ¿sirvieron de algo sus enseñanzas acerca de querer una sociedad mejor? ¿Dónde están, que hacen, sus muchas alumnas y alumnos? ¿Les prendieron sus palabras, su análisis profundo de la realidad y su forma de llevarlo a la realidad?

¿Se ha levantado la alternativa mapucista a ejemplo de Jaime Contreras en su propia región, o es que tiene que seguir en la semi-clandestinidad para poder resistir dentro de la lógica del capitalismo salvaje?

¿Jaime aró en el mar? ¿O es que su ejemplo está germinando y de a poco irán brotando sus ideas-fuerza, llevadas a la práctica por las nuevas generaciones que comienzan a manifestarse en la región y a lo largo del país? ¿Cómo haremos para que a las y los jóvenes de las décadas siguientes no les suceda lo que a no pocos jóvenes rebeldes de los años 60 y 70, y que hoy son los reales sostenedores del sistema neoliberal?


Lo que es indudable, es que la memoria de Jaime se mantiene viva y que su figura, como la de los héroes de la Antigüedad, está coronada con verdes hojas de foye (canelo), de külom (maki) y de triwe (laurel).

Carlos Ruiz