A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

viernes, 29 de septiembre de 2017

DECLARACIÓN PÚBLICA DE HISTORIADORES Y PROFESIONALES DE LAS CIENCIAS SOCIALES

Desde los albores de la Conquista, hasta la instalación del modelo neoliberal, el Wallmapu ha sido objeto de constantes invasiones. Tanto el proyecto colonizador hispano, como la política de ocupación de territorios del Estado chileno y los proyectos extractivistas del gran capital, han operado con extrema violencia contra el pueblo nación mapuche. Esto no nos deja indiferentes. Como historiadores, como profesionales de las Ciencias Sociales y como sujetos políticos, hemos manifestado, en más de una ocasión, nuestro repudio a estas prácticas coloniales y hemos hecho explícita nuestra solidaridad con las comunidades afectadas. En esta ocasión reiteramos:

1.     Nuestro reconocimiento a la justicia y legitimidad de las demandas y lucha del pueblo mapuche. En base a este reconocimiento expresamos nuestro apoyo a los cuatro comuneros mapuche que se encuentran en huelga de hambre desde hace 113 días. Consideramos inaceptable que el Estado chileno aplique a los mapuche la espuria legislación dictatorial (Ley Antiterrorista Nº 18314, 1984) y que, en base a ello, pretenda castigar conductas estrictamente políticas que deben ser atendidas como parte de un conflicto que el propio Estado chileno desencadenó a fines del siglo XIX.

2.    Nuestro apoyo  a los siete dirigentes mapuche detenidos el 23 de septiembre (“Operación Huracán”) y formalizados por la justicia chilena bajo el cargo de “asociación ilícita terrorista”. Esta medida se inscribe en un contexto más amplio de escalamiento de las medidas represivas contra las comunidades en conflicto. Entre ellas cabe mencionar el constante asedio policial a las comunidades movilizadas, el allanamiento permanente de las viviendas de los mapuche, los controles camineros sobre sus desplazamientos, el acoso contra los presos políticos mapuche en las prisiones y el cerco mediático que han impuesto sobre el conflicto los medios de comunicación al servicio del capital.

3.  Nuestro emplazamiento al gobierno del Estado de Chile, y en particular a la Presidenta de la República, Michelle Bachelet Jeria,  a desistirse de toda acción represiva contra las comunidades movilizadas. Cabe recordar que la propia mandataria, siendo candidata a la Presidencia de la República, se comprometió a no aplicar la Ley Antiterrorista a los mapuche. En consecuencia, este es el momento para que el Estado chileno repare, de una vez por todas, los daños materiales y culturales infringidos al pueblo mapuche. Ello pasa, necesariamente, por su reconocimiento como pueblo nación, el respeto a su autonomía política en el territorio del wallmapu y el reconocimiento a su cultura y forma de vida ancestral.

4. Nuestra invitación a las organizaciones sociales y políticas a redoblar y multiplicar los esfuerzos movilizadores y solidarios con los mapuche perseguidos y encarcelados y con las luchas históricas protagonizadas por su pueblo. Consecuente con ello invitamos a los suscriptores de esta carta y a los estudiantes y profesores de Historia a hacer entrega de la misma en el Palacio de la Moneda el día 12 de octubre de 2017. Para ello los convocamos a reunirnos en las puertas del Archivo Nacional (Miraflores Nº 50), ese día 12 de octubre, a las 11.00 horas y desde ahí marchar hasta el Palacio Presidencial.

Santiago de Chile, 27 de septiembre de 2017

Por el Comité de Iniciativa

Dr. Sergio Grez Toso,
Universidad de Chile

Dr. Igor Goicovic Donoso,
Universidad de Santiago de Chile

Dr. Jorge Pinto Rodríguez,
Premio Nacional de Historia (2012), Universidad de La Frontera

Dr. Julio Pinto Vallejos
Premio Nacional de Historia (2016)
Universidad de Santiago de Chile


Hacer llegar su adhesión al correo electrónico: igor.goicovic@usach.cl, con copia a sergiogreztoso@gmail.com, indicando, nombre completo y filiación institucional.


Declaración pública del MAPU sobre represión a pueblo mapuche


Arauco tiene una pena
Que no la puedo callar,
Son injusticias de siglos
Que todos ven aplicar,
Nadie le ha puesto remedio
Pudiéndolo remediar.
Levántate, Huenchullán.


El Movimiento de Acción Popular Unitaria MAPU manifiesta una vez más su apoyo al pueblo mapuche, en esta nueva ofensiva del Estado chileno, que para mejor servir a los intereses de los grandes capitalistas foráneos, no quiere escuchar las legítimas demandas del pueblo mapuche y ha intensificado la represión contra comunidades y dirigentes.

El gobierno de la Nueva Mayoría, desesperadamente, ha buscado quedar bien con los grandes empresarios transnacionales y con los fascistas de este país, al costo de seguir perdiendo apoyo en la ciudadanía de este país. Para ganarse votos de la derecha, hoy desesperadamente ha intensificado la represión al pueblo mapuche.

Una vez más vemos como la burocracia chilena no solo no ha sido capaz de realizar un programa de transformaciones sociales en favor de las y los mapuche, sino que ha centrado su política pública en la criminalización de la dirigencia y en intensificar el régimen de terror en que viven las comunidades del Wallmapuche (Araucanía).

La situación que vive el pueblo mapuche y la Araucanía en general, ha sido el resultado de una manera inapropiada de gobernar y de enfrentar las problemáticas sociales. Los distintos gobiernos de la Concertación han practicado una política asistencialista pero mal realizada, y a la vez han dejado los problemas de fondo sin resolver y han reprimido a las y los mapuche movilizados. Cada nuevo gobierno ha llegado sin una propuesta hacia los pueblos originarios, ha generado un plan y él mismo se ha encargado de desactivarlo, dado que hay intereses de que no se tome la menor medida en favor de aquellos y sí muchas en su contra, para que todo siga igual.

Las comunidades enteras sufren por el estado de verdadera guerra interna que han desatado los poderes estatales, a partir de montajes ejecutados por sicarios de las transnacionales. Estos han llegado a asesinar activistas que se han opuesto a la invasión y a la destrucción del medio ambiente, como ha sido el caso de la muerte de Macarena Valdés. Comunidades enteras han padecido por la brutal e indiscriminada represión hacia mujeres y hombres de todas las edades.

Detrás de los montajes hechos a partir de atentados no aclarados, hay intereses ocultos y siniestros: los poderes transnacionales buscan intensificar el saqueo de riquezas básicas que yacen bajo las tierras mapuche, para lo que necesitan operaciones que se justifiquen en un clima de falsa violencia. Se busca crear una imagen falsa de lo que está ocurriendo en la Araucanía para intensificar la represión e impedir toda forma de oposición comunitaria. Se busca poner a la opinión pública chilena en contra de todo un pueblo; se busca dejar al pueblo mapuche sin voz; se busca complacer a los grandes grupos empresariales y a la ultraderecha, que son quienes verdaderamente tienen el poder.

Exigimos al gobierno y al poder judicial que respete las normas del derecho internacional en favor de las comunidades originarias. Que no apliquen leyes instaladas por la dictadura y reñidas con el más elemental criterio de actuar conforme a lo justo. Que cese la represión y se haga verdadera justicia, que no sigan mintiendo contra todo un pueblo y encarcelando a sus personeros, que así no van jamás a “pacificar” la región, antes bien van a hacer que se multipliquen la indignación y la rebeldía de los pueblos.

Extendemos estas consideraciones y nuestra solidaridad hacia las y los mapuche residentes en Puel Mapu, hoy Argentina, donde también los poderosos y su gobierno de empresarios han ejercido represión criminal contra las comunidades y sus autoridades.

Llamamos al pueblo chileno y a los pueblos originarios a la unión, a no dejarse engañar por los medios de comunicación ni dejarse desesperar. Tampoco se puede seguir indolentes frente a las necesidades de los mapuche y de todos los pueblos.

Es indispensable levantar un programa de solidaridad con el pueblo mapuche presentando alternativas de solución a sus demandas. Es imprescindible que la dirigencia mapuche se una y que lidere este proceso, en comunión con todas las organizaciones populares que manifiestan, como nosotros, el pleno apoyo a la causa mapuche.

Llamamos a los pueblos originarios, pueblo chileno, hermanas y hermanos de todas las naciones, a manifestarnos por todo el Wallmapuche en las movilizaciones y actos conmemorativos del 12 de octubre; en la Región Metropolitana, participando de la marcha del lunes 9 de septiembre desde Plaza Italia; en cada región, conforme a la costumbre; también en el exterior, convocando actividades para mantener la memoria y generar conciencia acerca de lo que está sucediendo en este país.

MAPU
Coordinación política

Wallmapuche, kon pewün (al inicio de la primavera), 29 de septiembre de 2017











martes, 12 de septiembre de 2017

Mensaje en el día de las y los detenidos desaparecidos en Concepción, Chile


Intervención del compañero Juan Homero Villarroel, Presidente de la Coordinadora de ex Presas y Presos Políticos de la región del Biobío, en la plaza de armas de Concepción, el viernes 8 de septiembre de 2017.

Las presas y presos políticos de la dictadura cívico-militar somos quienes sobrevivimos a la prisión, a las torturas, a mil vejámenes, somos quienes por alguna razón o sinrazón, no fuimos asesinados ni hechos desaparecer.

Por eso, las y los ex prisioneros políticos somos fuertemente solidarios con las familias de las y los detenidos desaparecidos. Eran nuestros compañeros y amigos; compartimos los sueños y la acción popular por construir un Chile nuevo; con algunos de ellos y ellas estuvimos juntos en prisión; por eso compartimos las exigencias de verdad y de justicia y seguimos luchando contra la impunidad que amenaza con dejar sin castigo aquellos crímenes contra toda la humanidad que se cometieron en sus personas.

El presidente de la Corte Suprema, en 1978, dijo que los desaparecidos “lo tenían curco”. Después de casi 40 años, pareciera que a muchas autoridades del Poder Judicial de hoy, y especialmente a las autoridades del Ejecutivo y del parlamento actual, el tema también los tiene curcos, porque no dan respuesta a la parte central de las demandas de derechos humanos. No hay reparación que devuelva vidas, el hacer justicia no va solo por ese lado. Hay impunidad, y desde luego, faltan muchas investigaciones para dar una respuesta a las familias que no pudieron despedirse de sus deudos ni siquiera tener una sepultura a donde llevar unas flores en su memoria.

Ha habido ex militares que tuvieron que ver con desapariciones y que hoy están incorporados a labores civiles, mientras muchas exoneradas y exonerados no fueron restituidos a sus lugares de trabajo, y mientras muchos de nosotros seguimos esperando saber qué pasó con nuestros familiares, amigos, compañeros, y saber a dónde se llevaron sus cuerpos.

Se agradecen los gestos de reivindicación, las acciones de memoria. Pero hay mucha deuda pendiente. El Estado es el mismo en 1973 y hoy día, por eso exigimos al Estado que repare, que busque la verdad, que se conduela con tanta gente sencilla que sólo quisiera saber qué hicieron con los cuerpos de los suyos.

Algunos exigen venganza, otros no; muchos familiares ya partieron sin saber qué fue de los suyos. No pocos han recibido alguna reparación material. Pero muchos aún tienen pesadillas y no hay nada que repare la falta que les hizo el esposo, la esposa, el padre o la madre cuando en la infancia más los necesitaban junto a sí.

Esta región es emblemática. No olvidemos que aquí se inmoló Sebastián Acevedo, porque exigía saber qué pasaba con su hija y con su hijo, y no le daban respuesta. En la región del Bío Bío hay 170 personas detenidas desaparecidas y otras 28 cuyos restos fueron encontrados.

Hay informaciones de que a esta región llegaron prisioneros desde otras y desde aquí no se volvió a saber de ellos. Hay hijos de la región que fueron detenidos en otras partes y que nunca volvieron a su tierra natal.

No podríamos mencionar uno por uno a estos 170 compañeras y compañeros que desaparecieron en esta Región. Recordemos algunos pocos casos emblemáticos:

A Juan Bautista Van Shouwen, penquista, mirista, hecho desaparecer por carabineros y civiles en Santiago.
A su cuñado Edgardo Enríquez Espinoza, hermano de Miguel, penquista, detenido en Buenos Aires y hecho desaparecer desde Villa Grimaldi, en Santiago.
A Héctor Rodríguez Cárcamo, estudiante de filosofía, sin militancia conocida, detenido por Carabineros en su domicilio.
A Luis Durán Rivas y Sergio Lagos Lagos, penquistas, mapucistas y colaboradores del MIR, hechos desaparecer en Santiago.
A los 20 detenidos desaparecidos de Laja en 1973, cuyos cuerpos fueron encontrados en 1979. Entre ellos estaba Luis Alberto Araneda Reyes, socialista, hermano de la compañera Ester Araneda, Presidenta de los familiares de detenidos desaparecidos; también estaban Jorge Lamana Abarzúa y Luis Sáez Espinoza, mapucistas; y Luis Armando Ulloa, comunista.
A Ricardo Troncoso León, mirista, de Chillán. Su esposa, Mercedes Sánchez, es dirigente de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de la Región.
A Reinaldo Luis Jeldres Riveros, mapucista, de Chillán.
A Leopoldo Benítez Herrera, penquista, profesor universitario, mapucista y después comunista, hecho desaparecer en Santiago.
A Octavio Saturnino Riquelme Venegas, de Chillán, dirigente campesino, socialista.
A Erika del Carmen Riquelme Briones y a su hermano Juan Antonio Riquelme Briones, de 17 y 14 años, comerciantes ambulantes, detenidos en octubre de 1973, en la ciudad de Chillán.
A María Edith Vásquez Fredes, comunista, hecha desaparecer desde la Comisaría de Curanilahue.
A Carlos Montecinos Urra, simpatizante comunista y evangélico, hecho desaparecer en Coihueco.

Hacemos un llamado a las autoridades para continuar en la búsqueda de la verdad y en el ejercicio de la justicia. Aún quedan personas que pueden saber la verdad, tanto civiles como militares y carabineros. Más tarde, sólo habrá impunidad, pero también habrá más rencor.

A las familias, les decimos que estamos también en esta lucha. A no perder el ánimo, después de tantos años de lucha consecuente, tantos años de amarguras.

Nuestro mejor homenaje siempre será seguir levantando sus banderas, sosteniendo sus ideales y actuando para hacer posibles esos sueños.

Honor y gloria a quienes fueron hechos desaparecer, oprobio eterno a los culpables, impunidad jamás.













Buin conmemora a sus caídos en la dictadura cívico-militar

MENSAJE del coordinador general del MAPU, Carlos Ruiz R., leído en parte en la conmemoración del 11 de septiembre en Buin, organizada por la Corporación en Derechos Humanos Valles del Maipo.

Compañeras y compañeros. Autoridades del mundo popular presentes.

Para rendir homenaje a nuestros mártires, debemos conocer el contexto de nuestro movimiento, el porqué nuestros compañeros, como todos los de la Unidad Popular y de la Izquierda Revolucionaria, fueron y siguen siendo tan odiados por los poderosos que oprimen a nuestros pueblos, a nuestra clase trabajadora.

El Movimiento de Acción Popular Unitaria MAPU nació en mayo de 1969, para constituirse en un destacamento al servicio de la reivindicación de los derechos de las clases explotadas, para luchar por todos los medios para romper las cadenas del capitalismo explotador y construir una sociedad más justa y equitativa. Un eje central de su acción, fue sumarse a las fuerzas de la izquierda histórica que buscaba estos mismos fines, generando un espacio político unitario, lo que se llamaba la deseada Unidad Popular, y que se lograría a lo largo del resto de dicho año, lográndose en enero de 1970 la designación de un candidato unitario para la elección de Presidente, que fue el doctor Salvador Allende. El MAPU aportó a la izquierda, no solo con cuadros profesionales, como ha dicho un mito histórico fomentado desde el capitalismo y sus medios comunicacionales, sino también con un considerable contingente de sindicalistas de la ciudad y del campo; también aportó con pobladoras y pobladores, de todas las edades, y tuvo una especial preocupación por los derechos de la mujer, de tal forma que el compañero Allende pretendía crear el Ministerio de la Mujer y nombrar para esa cartera a una líder mapucista, la recordada Carmen Gloria Aguayo, lo que no fue posible dada la fuerte oposición parlamentaria de la ultraderecha, y de su aliada fundamental, la Democracia Cristiana. Nuestro primer himno, creado por Dióscoro Rojas, decía “MAPU significa tierra, tierra que quiere más tierra”, en alusión a nuestro compromiso con profundizar la reforma agraria. El MAPU asimismo asumió un importante compromiso con los pueblos originarios, de los que casi todos en este país descendemos, y desde luego al que pertenecen muchos de nuestros compañeros, porque estos pueblos están vivos y es tan grande su sentimiento de identidad y de conciencia, como lo es grande la opresión que los poderes fácticos y estatales ejercen sobre ellos para que la sociedad dominante pueda mantener la estructura opresora.

Nuestros compañeros de Buin y Paine, con sus rostros mestizos, con su accionar campesino, con su labor de educadores populares, con el encanto personal que caracteriza a la juventud popular y rebelde entonces y ahora y siempre, por supuesto eran un peligro para la mantención de una sociedad basada en la desigualdad, en la desinformación y en la represión.
Por eso, el mismo 14 de septiembre de 1973 fue detenido nuestro Secretario Político Local, Alberto Leiva Vargas, en su propia casa, Baquedano 806, Paine, y desde entonces no fue visto por su familia. Era profesor y estudiaba filosofía para perfeccionarse; casado, con cinco hijos. Por esas mismas causas, el 21 de octubre del fatídico año, fue detenido y asesinado Pedro Meneses Brito, Presidente del Asentamiento El Vínculo, de Paine, militante del Partido Mapu Obrero Campesino, junto a otros dirigentes. El 23 de octubre fueron muertos a tiros en el Puente Maipo.

Compañeras y compañeros, podríamos decir “esto ocurrió en dictadura, menos mal que vivimos en democracia, y que nunca más pase algo así”. Los mapucistas nos permitimos rebatir esa reflexión. Estos crímenes, acaso con menor intensidad o frecuencia, siguen ocurriendo en este Chile que se las da de próspero y que quiere dar lecciones de libertad y democracia a otros pueblos que buscan con dignidad avanzar en la justicia social.

Es larga la lista de asesinados y asesinadas en esta democracia cuyos intelectuales han autodefinido como cautiva, pero que no hace mucho por salir del cautiverio de la constitución y las leyes dictadas por la tiranía cívico-militar.

Sólo nombrando los casos más recientes, debo rendir homenaje a José Huenante, hasta hoy desaparecido después de una detención, en Puerto Montt. A Nelson Quichillao, asesinado por carabineros el 24 de julio de 2015 en una jornada de protesta sindical. A Macarena Valdés, activista por la tierra y por el derecho constitucional a vivir en un espacio libre de contaminación, asesinada por sicarios de una empresa forestal, cuya muerte se ha querido hacer pasar como un suicidio, es decir mediante los mismos montajes que hicieron mundialmente odiosa a la tiranía de Pinochet, apoyada por los diarios como el Mercurio de Agustín Edwards. En estos días preguntamos que pasó con Pamela Calderón, joven activista de la diversidad sexual, que está desaparecida en Limache, donde hace un año fue asesinada Nicole Saavedra por ser lesbiana.

Son miles las ex prisioneras y prisioneros de la dictadura, que exigen verdad, justicia y digna reparación. Que exigen fin al pacto de silencio que permite no solo no conocer a los culpables, sino también impide saber que hicieron con los cuerpos de sus víctimas.

Nos quieren defraudar el derecho a una digna jubilación, obligándonos a trabajar más y más años. Las leyes neoliberales nos siguen matando.

Vamos a salir adelante, vamos a recuperar la dignidad como país, la dignidad de nuestros pueblos, los derechos básicos y las riquezas básicas. En eso estamos y pido memoria, honor y gloria para el Presidente que entregó su vida por la lealtad de su pueblo hacia él y de él hacia su pueblo. Honor y gloria a los que cayeron bajo la tiranía y que siguen entregando su vida por superar la hora amarga de la traición y abrir las alamedas de la sociedad sin clases. Vivan los pueblos, vivan las y los trabajadores.

Homenaje a las mapucistas detenidas-desaparecidas, 
Elizabeth Rekas Urra y Cecilia Magnet Ferrero,
las que simbolizan nuestra acción popular unitaria por verdad y justicia.


 Ejecutados de Buin y Paine



PEDRO MENESES BRITO

30 años. Ejecutado. Paine, Octubre 1973.

Militante del MAPU-OC, soltero, agricultor. Presidente del Asentamiento El Vínculo, de Paine. Es detenido en el asentamiento el día 21 de octubre, luego de que el día anterior fueran detenidos otros agricultores de la localidad.

Desde entonces sus familiares no pudieron obtener información sobre su paradero. En el mes de noviembre de 1973, se enteraron a través del Servicio Médico Legal que había sido remitido hasta ese lugar y sepultado en el Patio 29 del Cementerio General. Sus familiares gestionaron el traslado al Cementerio de Aculeo.

En el certificado de defunción se indica como fecha de la misma el 23 de Octubre de 1973 a las 10.00 horas en el puente Maipo y como causa de ella heridas de bala.

En un relato publicado por el Museo de la Memoria aparece como militante socialista, lo que es falso y sólo se ha difundido para minimizar la memoria del MAPU[1].


ALBERTO LEIVA VARGAS

N. el 4 de abril de 1940, 33 Años. Detenido Desaparecido. Paine, Septiembre 1973.

Militante del MAPU, el 14 de septiembre de 1973 fue detenido por Carabineros de Paine desde su domicilio (Baquedano 806, Paine), a las 17:00 horas. La cónyuge al consultar en la Comisaría por el detenido, fue informada que había sido puesto a disposición de efectivos militares. En una oportunidad apareció en una lista de detenidos del Estadio Nacional, donde señalaron que no era posible verlo. Al día siguiente ya no aparecía en dichas listas. Desde esa fecha se desconoce su paradero.

Casado, 5 hijos, funcionario (promotor) del Instituto de Educación Rural (IER), profesor del Instituto Politécnico de Melipilla, alumno de la Carrera de Filosofía de la Universidad Católica de Chile y Secretario Político del MAPU (Movimiento de Acción Popular Unitaria) en Buin, fue detenido el día 14 de septiembre de 1973 en su domicilio, en presencia de su familia y de la propia administradora del inmueble, por Carabineros de la Subcomisaría de Paine y civiles de la localidad. Su detención se efectuó sin orden de autoridad competente. Junto a él fue detenido su vecino Andulfo López García. Ambos fueron aprehendidos en sus respectivos domicilios ubicados en la localidad de Paine. Andulfo López García atestiguó la detención de Leiva Vargas. "Estuve como 2 horas detenido y pude ver como maltrataban a Leiva. Le sacaron los zapatos y lo desnudaron de la cintura para arriba sacándolo de la celda unas tres veces para interrogarlo mientras lo golpeaban. Cada vez volvía más maltratado y adolorido. La última vez lo vi muy mal y después de eso llegó una orden de afuera y a mí me llamaron para interrogarme. Me preguntaron sobre las actividades de Leiva, si era comunista, si tenía armas...".

Andulfo López tres horas más tarde quedó en libertad. Esa fue la última vez que vio a Leiva Vargas. Su esposa al día siguiente concurrió hasta el Cuartel Policial, informándole el Capitán Nelson Bravo Espinoza, que el detenido había sido entregado a Militares de San Bernardo. Desde esa fecha no se ha sabido más de él". Hoy podemos asegurar que Alberto Leiva fue uno de los que Pinochet mandó "desaparecer" en el océano Pacífico. Así lo ha comentado el ínclito Conteras "Leiva Vargas fue lanzado al mar frente a la costa de Pichilemu", dijo.


Conmemoración en Buin.

Participación de concejales, dirigentes de partidos políticos, grupos de danzas andinas -Tinku y sayas-, poetas y cantantes populares. Velatón en la entrada del Centro Cultural de Buin.




























Palabras clave: homenaje, memoria, militantes, Allende, MAPU, desaparecidos, Buin, Pedro Meneses Brito, Alberto Leiva Vargas, Asesinados en Democracia, Asesinados en dictadura, Unidad Popular, golpe de 1973, 11 de septiembre, Paine, José Huenante, Nelson Quichillao, Macarena Valdés,

viernes, 1 de septiembre de 2017

NUESTROS AUSENTES-PRESENTES DE SEPTIEMBRE





SEPTIEMBRE ES UN MES QUE NOS DUELE.

Una parte considerable de l«s mapucistas que cayeron por un Chile Nuevo, por un Chile Popular, cayeron en este mes.
La mayoría de los compañeros, y nuestras dos compañeras (Elizabeth Rekas y Cecilia Magnet), siguen desaparecid«s.

Por eso, conmemorar a las y los detenidos-desaparecidos es para nosotros una tarea de memoria y de lucha, es un compromiso para con sus deudos.
En este enlace podemos conocer quienes se nos fueron en septiembre, o quienes nacieron en este mes. Porque el MAPU no solo conmemora el duelo, a la vez celebra la vida.

Nuestro mejor homenaje, seguir en la lucha.

Quiere decir que en la batalla, serán cien mil.