A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

martes, 29 de octubre de 2013

Un gran estafador A LA MONEDA (2). Conozcamos verdades sobre Marcel Claude

Trabajadores ex Diario Uno en pleito laboral contra Marcel Claude



Venimos a aclarar

Cuestiones generales: Lo primero en señalar es que esta demanda no tiene relación alguna con la condición de candidato presidencial del Sr. Claude. La demanda se remonta a 2010, es decir, mucho antes de que la situación política antes mencionada existiera. Asimismo, el embargo de su casa no responde a otra razón que a su negativa a acatar los fallos judiciales que le ordenaban indemnizar a sus ex trabajadores y a los mecanismos que la ley establece para ello. Aclaramos además, que nada tuvimos que ver con que los medios de comunicación denunciaran estos hechos. Dicho lo anterior y ante las descaradas mentiras del Sr. Claude en relación al juicio laboral que perdió, declaramos lo siguiente:

1.- No éramos trabajadores: Torciendo mañosamente los hechos, el Sr. Claude señala que Diario UNO no tenía trabajadores, sino sólo colaboradores que enviaban páginas de vez en cuando y por las cuáles se les pagaba por artículo publicado. Es cierto que casi todos laboraban como "freelance", lo que no dice el Sr. Claude es que éramos los únicos trabajadores estables y a tiempo completo del periódico, dado que estábamos a cargo de toda la producción periodística en nuestra condición de Editor y Sub-editor y corrector de pruebas, tal como aparece señalado en el colofón de la publicación. Tanto es así que ambos recibíamos un sueldo mensual fijo para desempeñarnos en estas tareas, no pago por página publicada, todo lo cual fue debidamente acreditado por el tribunal. De hecho, miente descaradamente cuando señala que el periódico ni siquiera tenía oficinas, lo cierto es que tenía oficina, allí trabajábamos, se realizaban las reuniones de pauta, se almacenaban los periódicos sobrantes y era la dirección legal, tal como constaba también en el mismo colofón. El Sr. Claude, como el peor de los empresarios, intenta justificar su planteamiento afirmando que como no teníamos un contrato de trabajo formal, no éramos trabajadores. ¿Qué define una relación laboral?: una relación de subordinación y dependencia hacia un jefe, él era el director y definía lo que debíamos hacer; la realización de un trabajo, cuya prueba evidente era el mismo semanario; y el pago periódico y estable por ese trabajo en un período de tiempo: esto se conoce como contrato "tácito". Si sólo fueran trabajadores los que poseen un contrato fijo, entonces deberíamos decir que en Chile sólo un tercio de los que trabajan y viven de un salario, son trabajadores. En su oportunidad, el Sr. Claude durante el juicio, quien quiera puede revisar el expediente que es público, llegó a afirmar que nosotros no recibíamos pago, y que éramos voluntarios en nuestra condición miembros de la cooperativa que el formó para financiar el periódico. Bueno, en el juicio se acreditó que nosotros nunca formamos parte de dicha cooperativa y que llegamos al periódico en nuestra condición profesional de periodistas y no de tenedores de acciones.

2.- Cometieron perjurio y presentaron testigos falsos: Un juicio es un acto legal y solemne por el cual un poder del Estado se aboca a la difícil tarea de administrar justicia. Por tanto, cada acto, decisión, palabra, hasta incluso el espacio físico, la ropa y la postura corporal están rígidamente normados. Esto es mucho más delicado aún en el caso de testigos y juicios. Cada uno de nuestros testigos en el proceso fue debidamente acreditado y aceptado por el tribunal y cada uno de nuestro testigos eran o habían sido trabajadores del periódico, entre ellos la periodista fundadora y ex administradora del periódico -hoy lamentablemente fallecida- Patricia Roa. ¿Cuál era el objeto de esos testigos?, acreditar la existencia de la relación laboral que el Sr. Claude negaba. En este punto, el propio testigo de Claude, su amigo y entonces Subdirector del periódico, Fernando Montolio, reconoció que nosotros éramos trabajadores. Quien tenga dudas, puede revisar el fallo.

3.- Perdí el juicio porque "no me preocupé" de enfrentarlo: Esta es otra de las mentiras de este personaje, perdió el juicio simplemente porque nosotros teníamos la razón, lo cual fue acreditado en tribunales. Y fue ratificado en la Corte de Apelaciones a la que él recurrió; y hasta en la Corte Suprema, instancia a la que él mismo también apeló para no responder ante nuestra condición de trabajadores y la suya de empleador. Estuvo preocupado del proceso porque de hecho fue a juicio y apeló a todas las instancias posibles. Simplemente, por una actitud de revanchismo infantil, se negó a acatar el fallo. Pero meter la cabeza en el agujero no le va a servir para evadir a la justicia y por el contrario, agrava el problema, que es lo que hoy estamos viendo. Este personaje simplemente considera que puede hacer lo que se le antoje y cree estar por sobre la justicia.

4.-Era un proyecto político y no una empresa: Todos los medios de comunicación son proyectos políticos y ciertamente Diario Uno lo fue. Sobre si era una empresa o no, habría que definir el término, pero manejaba dineros, flujos, hacía pagos y compras, recibía aportes, facturaba, en fin... pero todo esto era manejado reservadamente por el Sr. Claude, así que no podemos afirmar si era una empresa rentable en lo económico o no. En cualquier caso, hasta las empresas con problemas deben responder primero a sus trabajadores. Lo que no logramos entender ni podemos aceptar es que, por el hecho de trabajar en un medio de comunicación con una línea editorial que puede definirse de "izquierda", los periodistas no tengamos derechos laborales. Si nosotros mismos denunciamos un Código Laboral hecho a la medida de los empresarios, lo justo es que a lo menos, esos derechos sean respetados.

5.- Razones de la demanda: Mientras nos encontrábamos en la oficina del periódico, editando el número, el Sr. Claude nos manda la editorial para revisarla, siendo el último material entregado. Es en ese momento que nos enteramos que ese sería el último número en salir. Es evidente que el Sr. Claude tomó mucho antes la decisión de cerrar el periódico, pero simplemente no consideró necesario comunicárselo precisamente a quiénes hacíamos el diario a tiempo completo. Una evidente falta de respeto, de valoración por el trabajo ajeno y una vulneración a las ya precarias leyes laborales, que exigen un mes de aviso. Ante nuestro reclamo, simplemente señaló que debíamos darle "las gracias" por habernos dado trabajo y permitirnos publicar en su medio. Frente a esa situación, incluso le ofrecimos que nosotros podíamos sacar el diario por nuestra cuenta, sin pedirle un peso, pero se negó rotundamente, afirmando además que él era dueño de la marca y que no podíamos usarla. Frente a esta actitud, sólo nos quedó recurrir a tribunales, no por plata, porque entonces sólo lo que nos debía pagar era el mes de aviso, sino por dignidad. ¿Por qué llegamos a una cifra de casi 20 millones de pesos de indemnización?, porque en su típica actitud soberbia y altanera, se negó a pagar algo tan básico, así que el monto se fue sumando, agregando multas, cotizaciones e intereses durante años, hasta llegar a este punto. Si el Sr. Claude hubiera tenido la mínima deferencia de avisarnos con un mes de anticipación que iba a cerrar el diario o de tener la altura y generosidad de permitirnos continuar el proyecto por nuestros propios medios, nada de esto habría sucedido.

Consideraciones finales:

Considerando que el juicio se remonta hace tres años atrás, es claro que no ha sido de nuestro interés hacer un debate público sobre este asunto. Pero ante la acumulación de descaradas mentiras y destemplados ataques del Sr. Claude y un grupo de sus acólitos, que opinan y atacan sin conocer en lo absoluto el caso, nos vemos en la obligación de hacer estas aclaraciones. Asimismo, nos reservamos el derecho de proseguir la denuncia pública que se ha desencadenado, en caso de que este asunto no sea resuelto en forma rápida, satisfactoria y respetuosa.


Iván Valdés, periodista y ex Editor General del Diario Uno Andrés Figueroa Cornejo, periodista y ex Sub-editor y corrector de pruebas de Diario Uno 

Enlace relacionado:

viernes, 18 de octubre de 2013

Ovalle: Interponen querella por secuestro y muerte de menor en octubre de 1973



Agradecemos aporte de Felipe Portales. Atte.Enrique 

                 SI TU NO LE HACES "LÍOS"  A LOS ABUSADORES ¿¡ ENTONCES QUIÉN !?
                       JESUS FUE AYER EN EL TEMPLO Y AHORA: "UN INDIGNADO"


Esto es un correo de (El Clarín de Chile) enviado por Felipe Portales (lfportales@gmail.com). También puede que encuentre interesantes los siguientes enlaces: http://www.elclarin.cl/web/index.php?option=com_content&view=article&id=9417:interponen-querella-por-secuestro-y-muerte-de-menor-en-octubre-de-1973&catid=2&Itemid=3


Interponen querella por secuestro y muerte de menor en octubre de 1973

 Publicado el 14 Octubre 2013
 ESCRITO POR REDACCIÓN
  • Imprimir
  • Correo electrónico

Una querella criminal por sustracción de una menor con resultado de muerte durante octubre del año 1973 fue interpuesta en el Juzgado de Garantía de Ovalle. La demanda, contra quienes resulten responsables, fue suscrita por Eliecer Maluenda, padre de la menor.

El hecho ocurrió mientras el padre de la pequeña se encontraba en calidad de preso político en La Serena, contexto en que la madre dejó a la niña en el hospital de Ovalle en buen estado de salud, siendo devuelta fallecida al día siguiente, informa El Ovallino. El padre de la menor relata que durante su reclusión en La Serena durante 1973, su esposa llevó a un control rutinario a su hija, instante en que se desencadenó el problema."Nosotros teníamos cuatro hijos, la menor en ese entonces tenía cerca de tres meses, mi señora la llevó a control de salud al hospital de Ovalle, donde había una facultativa que, quizás del punto de vista humanitario, con mucha sensibilidad de la situación que se estaba viviendo, le dijo que le dejara a la niña para hacerle un buen chequeo y como ella sabía lo que pasaba, le dijo que le dejara  a la niña y después la pasara a buscar y cuando ella volvió no pudo ver a la niña. Al final cuando tuvo noticias la niña estaba muerta. Había dos carabineros que le entregaron a la niña envuelta para que la llevara inmediatamente al cementerio, que por ser hija de un subversivo no tenía derecho a nada. Con el amedrentamiento no teníamos nada que hacer, por lo que nunca supimos si la que nos entregaron era nuestra hija", afirma Maluenda. Silvia Muñoz, esposa de Eliecer, señala que la niña estaba bien y reafirma el trato recibido por los carabineros que le entregaron a su hija, informa ese medio regional.

En tanto, el psiquiatra Eliecer Maluenda Muñoz, hermano de la víctima, relata a Clarín que recientemente han abierto como familia el juicio por el supuesto fallecimiento en el hospital de Ovalle de su hermana de tres meses en octubre de 1973.  “Mi madre cuenta que se le prohibibió en la mañana la entrada al hospital, que finalmente la bebé ya fallecida fue entregada por dos carabineros a mi madre en los brazos sin urna y sin derecho a velorio. La médico tratante, en un box y en secreto, le dice que la habrían matado, pero que no puede contarlo porque su vida estaría en peligro. En el certificado de defunción consta Shock hipovolémico, pero la bebé no presentaba a su ingreso diarreas o vómitos que expliquen ese diagnóstico. Hasta la fecha mi madre desconoce si esa bebe es su verdadera hija, y si lo es, bajo qué circunstancias murió. Mi padre esos días estaba en calidad de incomunicado en la cárcel de La Serena, con temor a ser fusilado por la Caravana de la Muerte. Nunca se le permitió visitar la tumba de su hija hasta su salida de la cárcel después de tres años y medio y posteriormente nos obligaron irnos al exilio durante diez años”.

Eliecer agrega que la ficha médica de su hermana aun está desaparecida del archivo. La médico tratante huyó, dice, y aparentemente está inubicable hoy en día. “Conozco esta historia desde mi niñez pero hoy como médico psiquiatra y forense conozco los procedimientos correctos que obligan al fallecimiento de un lactante. Tengo certeza que no se actuó según un protocolo médico. Necesitamos conocer la verdad. Logré después de muchos rechazos encontrar un abogado, el Sr.  Jorge Alvarado, en la ciudad de Ovalle, que está llevando el caso con mucho éxito y prudencia. El tribunal acogió la demanda por "sustracción de menor" y se encuentra actualmente en investigación. La declaración de mi madre sirvió para que se iniciaran una serie de diligencias, como la exhumación”