A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

lunes, 20 de noviembre de 2017

Elecciones: reflexiones y cálculos al 19 de noviembre

Carlos Ruiz
Comentario personal
Lunes 20 de noviembre, 0.30 h.

El presente comentario se emite independientemente de nuestra subjetividad, del deseo de subvertirlo todo. Se busca plantear una reflexión y empezar a entender el escenario político electoral. No se hacen llamados ni recomendaciones. es una opinión.

Datos dados por el Servel: 22.37 h. Con 96.13% de los votos emitidos.

Votaron más de 6 millones (6.044.524): la campaña de la Nueva Mayoría a favor de ir a votar y no abstenerse, funcionó, ya que en la elección anterior habían votado menos de 4 millones. Así y todo, si había 14 millones de personas habilitadas, la abstención "gana", siendo de más de 7 millones.

Piñera 36.64 %
Guillier 22.66 %
Sánchez 20.31 %
Kast 7.92 %
Goic 5.88 %
ME-O 5.71 %
Navarro 0.51 %
Artés 0.37 %
= 99.9%

Piñera + Kast = 44.56 %
Guillier + Sánchez + ME-O + Navarro = 49.19 %


Los votos de la Goic pueden decidir la elección: si la DC se derechiza, será responsable por todo el resto de su vida (que va a ser muy poca) de un triunfo de Piñera.
Pero con tan solo el 17% de los votos de Goic (o sea 1/6 de su 6%), que sería el 1% de la votación, más los votos (casi seguros) del FA, del Me-O y de Navarro, Guillier puede ganar en 2ª vuelta.

Ahora va a tener que funcionar la muñeca de Guillier y de los interesados en que se vuelva Presidente, para negociar con los demás y agregar a su 23 % un 28 % más, por lo menos.

Guillier, con el PS, PC, PPD, PR, van a tener que actuar con mucha modestia para “formar gobierno” (como se dice en España) antes de las elecciones del 17 de diciembre. Solos, embotados en su arrogancia, no llegarán a ganar.

Si pudiese reconstruirse una izquierda (pero izquierda, no centro neocapitalista ni derecha neoliberal con disfraz), habría señales positivas en la votación de hoy: La mayoría absoluta de las y los votantes es al menos progresista y no de ultraderecha.

De esa mayoría, descartemos a los neoliberales, para poder pensar en un tercio de izquierda como el que funcionó en Chile entre los años 50 y 1973.

Si se cree que la votación del Frente Amplio está contra el duopolio en su mayoría, ahí hay casi un 20% con que se acerca la posibilidad de llegar a un tercio (Allende ganó con el 36.63%, antes, en 1964 tuvo el 38 %, pero la elección era a dos bandos) el cual pueda disputarle el poder a los otros dos tercios, con la salvedad de que desde 1990 hay segunda vuelta y un candidato no gana con un tercio.

Los llamados “progresistas” (PRO, de ME-O), suman casi un 6%.
En el 23 % de Guillier, están los votos del PC y de algunos pocos socialistas no tan pillos; si fuesen sólo la tercera parte del conjunto, ahí hay un 7 %.
La votación de Artés y Navarro es de un 1%.

Todo eso sumaría un 34 % de “capital inicial”. El 17% restante está en el centro y centro-derecha no pinochetista-piñerista, o sea 2/3 de las y los que votaron por Guillier y una parte de quienes votaron por Goic.

Ha llegado la hora de que la DC se disuelva: su proyecto no solo no es mi demócrata ni cristiano, sino que no le llega a la gente. Unos se irán con la derecha, otros a un centro que aún no se constituye, pero, ¿no será la hora de que algunos pocos DC “doctrinales”, de esos que estarían por el “socialismo comunitario” o “autogestionario” reconozcan que su lugar está en la izquierda?[1]

Parece que lo único sólido es la ultraderecha, con su 45 % que no ha bajado desde el plebiscito del No.

Y dialécticamente, es también demasiado sólida la constatación de que la izquierda anticapitalista necesita superar muchas trancas externas e internas para abrirse espacio dentro o fuera del sistema electoral.

Por último: si se interpretase que 7 millones de no votantes "deslegitiman" estas elecciones", eso es simbólico pero a la larga, lo real es que con los votos emitidos, tendremos de todas formas un gobierno neoliberal y es más que muy posible que Guillier se tercie la banda presidencial de todas formas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario