A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

lunes, 28 de febrero de 2011

FRANCIA: NPA ANALIZA HUELGA GENERAL DEL OTOÑO DE 2010


NPA, REUNIÓN DEL 11 DE DICIEMBRE: LOS TALLERES ....


El 11 de diciembre del año pasado, se reunieron 70 miembros del Nuevo Partido Anticapitalista de Francia, NPA, para analizar y evaluar en talleres, lo acontecido durante la Huelga General que conmovió al país europeo.
Quienes convocamos a movilizaciones similares en Chile, debemos recoger las experiencias de nuestr«s herman«s anticapitalistas franceses. Lo mismo haremos con las experiencias de la huelga general de España.

Domingo, 19 de diciembre 2010



Crédito de la imagen: 
 Photothèque Rouge/JMB
Traducción: Carlos Ruiz, MAPU

Aclaración y análisis sobre un movimiento inédito
En el taller " Aclaración y análisis sobre un movimiento inédito”, toda la luz no se hizo sobre la movilización de los últimos meses. Las presentaciones a cargo de Patrick y Camille han iniciado una serie de debates. En primer lugar, debemos medir mejor el impacto profundo de los cambios estructurales en el aparato productivo, de la fragmentación de la clase obrera, todo en un contexto de desempleo elevado y duradero. Precarización, individualización, el aislamiento o incluso aparecer como nuevas normas preconizadas por la propaganda patronal y consolidadas por regresiones de la ley y una represión cada vez mayor. En total, la hora está más por la aceptación de lo inaceptable o al sufrimiento en el trabajo que en la respuesta de todos los días. En estas condiciones, la herramienta sindical ya no parece a la medida de las necesidades de construcción de estas respuestas. 
Las principales confederaciones están debilitadas por los efectos generacionales, enredado en las batallas de legitimidad para el gobierno y los empleadores, desacreditadas por apoyo en el pasado a gobiernos de izquierda, por todos, y los gobiernos de derecha, por algunos. Equipos de militantes en la base, que luchan para compensar estas desventajas en un momento donde la debilidad de las movilizaciones hace poco creíble el sindicalismo de lucha de clases. Sin embargo, la violencia de los ataques a través de la ley de pensiones ha permitido a millones de asalariados reencontrar el camino de la lucha a penas marcados en estos últimos tiempos por las batallas por el empleo. Los empleados han rápidamente recuperado lo mejor de las luchas de los últimos años: huelgas, manifestaciones, bloqueos, en busca de la mejor manera de ir a la huelga general reconducida hasta que el poder recule. Pero, nada de definitivo en estas evaluaciones, estas reflexiones. Sólo la idea de que falta hacer una evaluación, reflexionar y retomar el camino de la lucha para avanzar y ganar.
La salud, un derecho
Éramos más de 70 para discutir las formas de hacer frente a la ofensiva lanzada por el gobierno contra el derecho a la salud, discutir maneras de desarrollar la respuesta, mientras el gobierno Fillon III acaba de lanzar nuevos ataques contra la protección social al centro de su ofensiva contra los derechos de los trabajadores. Muchos compañeros han sido testigos del deterioro de las condiciones de trabajo en los hospitales, la reestructuración el cierre de camas, la externalización de servicios..., de la presión por direcciones aplicando los métodos de gestión basados en la investigación sobre la rentabilidad, a las órdenes de las Agencias Regionales de Salud (ARS) puestas en función por Bachelot.
Claude Evin, un ex ministro socialista de Sanidad, ahora director de la ARS de Île-de-France, es un entusiasta ejecutante de esta política. 
La escasez crónica y organizada de personal, la degradación de las condiciones de trabajo, el aislamiento de los servicios, las presiones de la gestión hacen difícil la resistencia, la solidaridad entre los asalariados. Varios compañeros han descrito estas dificultades, pero también han atestiguado las luchas en curso, radicales pero aisladas, como en el Hospital Tenon en París o en el Hospital Psiquiátrico de Marchant en Toulouse.
La superación de estas dificultades es dar a su dimensión política a la lucha de los hospitalarios, la lucha por el derecho a la salud para todos, apelando a la opinión pública, a la solidaridad. Esto también hace el vínculo entre los sectores público y privado, donde las condiciones de trabajo y los salarios son igualmente degradados.
Se trata de denunciar lo más ampliamente posible los argumentos del gobierno invocando el déficit de la seguridad social, como por las pensiones, entonces eso es una cuestión de distribución de la riqueza. La reforma llamada de la dependencia es el nuevo sitio de Sarkozy contra la protección social y su financiación, y su "gran consulta nacional" no tiene otro propósito que continuar los ataques, para relanzar el pretendido diálogo social. En respuesta, los militantes de los sectores salud, seguridad y social se inscriben en la campaña decidida por el NPA con el objetivo de una gran movilización por el derecho a la salud...
Las pensiones y las luchas cotidianas: convergencias inevitables y urgentes
Una de las características de la movilización por las pensiones es el encuentro de las reivindicaciones de las empresas o ramas y los que están directamente relacionadas con la contra-reforma. Por lo tanto, la dureza (puertos y muelles, las refinerías, ferrocarriles), la inseguridad laboral o la supresión de empleos (territoriales, aeropuertos, refinerías) han entrado en resonancia con la contra-reforma de las pensiones para alimentar la movilización. Sin embargo, en sectores importantes como la electrónica o los automóviles, los asalariados son hechos a permanecer con los brazos a tierra. Sin embargo, en los últimos años es sobre todo en lo automotriz que se han producido las luchas más importantes, especialmente contra los cierres de plantas y despidos, y también por los salarios. En este taller, parece ser la necesidad de vincular todos los reclamos (salarios, condiciones y tiempos de trabajo) para construir las respuestas y movilizaciones cotidianas, pero vinculándolas con consignas que no sólo plantean la cuestión de otra distribución de la riqueza sino también el "¿quién conduce, quién decide?" ¿Quién dirige en la producción, en la empresa, y también en la sociedad? Para ello es necesario pensar acerca del propósito de las producciones donde la satisfacción de las necesidades debe ser coherente con el desarrollo sostenible y el final de la labor destructiva y alienante. Baste decir que los debates continúan y que las luchas más grandes están por delante de nosotros. Los anuncios de planes sociales, salidas anticipadas a la jubilación en el sector automotriz pondrán a estas cuestiones en una actualidad candente y las respuestas serán urgentes.
Huelgas, bloqueos y protestas
Para animar esta discusión, dos oradores compartieron sus experiencias: Jerónimo Férard, conductor SNCF en Melun y militante en Ferrocarril Sur, que se ha referido al bloqueo de la refinería Grandpuits y Olivier Goldfarb, de la CGT de Limpieza, que habló sobre la dinámica interprofesional acerca del bloqueo de la planta de residuos de Ivry. En estos dos sectores muy diferentes, el carácter inter-profesional ha dado una amplitud y una resonancia al movimiento, resultando en ambos casos, bloqueos importantes. Por otra parte, otros sectores han intentado estos modos de acción con diversos grados de éxito. El taller permitió a los participantes intercambiar en torno a estas experiencias a través de los ejemplos de los empleados de BIATOSS de la ENS con los bloqueos de cocinas o los de los estudiantes secundarios y universitarios que fueron capaces de bloquear ciertos sectores.
¿Manifestaciones, huelgas generales, bloqueos? ¿Cómo articular y reforzar estas diferentes formas de acción para revertir la correlación de fuerzas? Muchos compartían la sensación de que las manifestaciones organizadas en las jornadas de acción no fueron suficientes, y a pesar de los millones de personas en la calle, el poder no parece vacilar mucho. Entonces, ¿cómo ampliar nuestras luchas? ¿Cómo bloquear la economía del país? ¿Estábamos realmente listos para una huelga general? Estas preguntas dirigidas todas a clarificar las experiencias vividas en el terreno. Las sucesivas intervenciones han entonces permitido proporcionar una visión general de lo que hizo y de lo que ha funcionado a nivel local, esbozando pistas a explorar más ampliamente.
Ferroviarios, trabajadores del transporte...: ¿bloquear algunos o de forma masiva ampliar la huelga a todos los sectores?
Este taller se basó en la experiencia de los compañeros de trabajo en el transporte y fue presentado por un ferroviario y un empleado de Air France. En primer lugar, los "bloqueos" no son una novedad: manifestaciones en la pista del aeropuerto, las ocupaciones de estaciones de conmutación, de vías, casi siempre han existido. Pero es cierto que la cuestión del bloqueo principalmente apareció en escena con el movimiento contra el CPE, que es también nuestra última victoria social.
Durante el debate, varios compañeros han descrito las acciones que tuvieron lugar aquí y allá y los aspectos positivos que pueden tener los bloqueos: punto de reunión para los empleados de distintas empresas, desempleados, pensionistas y los puntos de apoyo por otros colectivos interprofesionales, etc. Ellos representan la voluntad de expresar una radicalidad del movimiento "superior" a la propuesta de las confederaciones. Eran populares y legitimados por el movimiento. Por último, responden por "el bloqueo sin huelga", a los retos financieros que enfrentamos todos y también la dificultad de hacer huelga de los trabajadores divididos en diferentes lugares de trabajo, contratos temporales, de duración determinada, en las pequeñas empresas de subcontratación, etc.
Pero todos los participantes recordaron que ello no es un fin en sí mismo, ya que muchas veces sirven como ejecutores e ilustran un punto débil que sustituyen a la huelga o en el caso de bloqueos "malinterpretados" de zonas industriales sin consultar con los empleados que trabajan allí...
Si los bloqueos pueden ayudar en el desarrollo del movimiento, tanto mejor, pero no pueden reemplazar la necesaria construcción de un movimiento de huelga en las empresas.
Movimiento social y político
La movilización contra la reforma de las pensiones previstas ha demostrado cómo los movimientos sociales y partidos políticos podrían trabajar juntos para ser una palanca para la movilización. Y eso se ha visto específicamente en torno a la llamada Attac / Copérnico y el establecimiento, en junio de 2010, de cientos de colectivos unitarios en todo el territorio tomando el acuerdo nacional firmado por numerosas asociaciones, organizaciones sindicales, sino también por los partidos políticos a la izquierda del PS. Cuando esta comisión Willy Pelletier de la Fundación Copérnico recordó el origen de la llamada y la forma en que la unidad ha permitido avanzar en la sustancia, pero también llevó a cabo una politización en la base. Maya Surduts del colectivo nacional de derechos de la mujer regresó a la necesidad de la unidad, la complementariedad de los movimientos sociales y partidos políticos en todo tipo de combates (feminismo, pero también RESF...). Por último, Sandra Demarcq del Comité Ejecutivo del NPA recordó por qué el NPA desde el principio defendió el agrupamiento formado en torno a la llamada Attac / Copérnico, jugando a fondo la carta de la unidad, desde que ella está al servicio del movimiento, sin dejar de lado las reivindicaciones propias del NPA: división del trabajo, volver a las 37, 5 anualidades para todos, la derogación de todas las reformas anteriores (1993 y 2003). Y que desde el principio, la llamada se hizo en tres reclamaciones que han puesto el dedo a lo largo de la movilización: de la jubilación a los 60 años, otra distribución de la riqueza y la retirada del proyecto de ley.
El debate fue rico, pero el tiempo realmente no lo suficiente como para discutir la relación entre movimiento social y político, la autonomía del movimiento social, sino también las respuestas políticas de los unos y los otros. 
Por lo tanto un debate en curso.
Estrategia de poder, estrategia de los patrones
El objetivo fue desarrollar un inventario de los aparatos antiguos y nuevos que el poder ha utilizado para combatir los movimientos sociales en este otoño.
Nsuni, miembro de la Secretaría de Salud, comenzó haciendo referencia a los efectos de desincentivación de las aplicaciones que impiden a los huelguistas a participar activamente en las movilizaciones. El sector ha experimentado sin embargo tasas de paro superiores a las de 1995.
Las requisiciones se han convertido en una medida simbólica del gobierno que los usó para cuestionar el derecho de huelga de los empleados, especialmente de las refinerías, motivando a las disposiciones excepcionales por arrestos sobredimensionados en relación con los problemas reales. Además la criminalización del movimiento (fichaje, arresto arbitrario...) se ha convertido en algo común.
León, miembro de la comisión de intervención en el lugar de trabajo (CILT), ha ilustrado por el ejemplo concreto del sector aéreo, el peso de la organización del trabajo creado por los empresarios, que lograron, por etapas sucesivas, la parcelación de las empresas compartimentando los sectores de actividad. Y es complicado organizar a la gente que, incluso si trabajan juntos, no son empleados de la misma empresa o no tienen la misma categoría. La pregunta entonces es construir las solidaridades sobre las que se apoya el movimiento. 
Emmanuelle, un miembro de la delegación de Lyon, después de exponer la violencia policial y la represión que tuvo lugar en octubre en Lyon, se refirió sobre las medidas adoptadas por un grupo integrado por cerca de cuarenta organizaciones de lucha contra esta recurrente deriva del Estado (ver Tout est à nous! Nº 80: http://www.npa2009.org/content/lyon-la-prise-de-bellecour). Estos cuadros unitarios son herramientas eficaces para la movilización que se debe de hacer en vivo, ya que pueden crear redes de más y más ausentes en el mundo de trabajo.
La conclusión del debate es que tenemos que fortalecer las formas tradicionales de lucha y resistencia, y también poner una reflexión en NPA para inventar nuevas formas de resistencia y de respuestas (el bloqueo estratégico, caja de fondos de huelga...) para estar preparados para llevar a cabo los conflicto sociales futuros como la batalla que se avecina en torno a la reforma de la seguridad social y la dependencia.

SOBRE EL MISMO TEMA:

Sur le même sujet

o                                Livre : Tous dans la rue. Le mouvement social de l’automne 2010
o                                Chambéry, cinq militants syndicaux et un journaliste en correctionnelle
o                                «AG de Nîmes»: des retraites à la guérilla sociale
o                                Mai Juin 68. Et vint la grève générale!
o                                Italie 1968-1969. Du mai rampant à l’automne chaud



No hay comentarios:

Publicar un comentario