A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

domingo, 3 de febrero de 2013

VIGENCIA DEL MAPU


Nelson DEBROTT
(Documento para el proceso de debate programático del MAPU)

Algún compañero/a se ha preguntado si el MAPU tiene hoy vigencia, si es necesario como aporte al actual proceso o por el contrario, debiéramos pensar en “algo nuevo".

Quienes estamos en el Colectivo Mapu de Santiago no tenemos duda de que el MAPU está vigente y es más necesario, incluso, que cuando se fundó. Si no lo fuera, deberíamos pensar qué organización política nos interpretaría y para qué objetivos.

Decimos que el MAPU está más vigente que nunca y que es necesario reconstruirlo porque las condiciones objetivas no solo no han cambiado si no que por el contrario, han empeorado respecto de lo que existía cuando algunos “iluminados" proclamaron su disolución. Basta pensar en el tipo de sociedad que tenemos y en los males que padece para afirmar que es necesario un nuevo destacamento proletario que luche por lo que siempre hemos proclamado: el socialismo basado en el Poder Popular.

Pero no solamente las condiciones objetivas de nuestra sociedad nos indican esta orientación, sino que la situación internacional, especialmente la realidad de países hermanos como Bolivia, Venezuela, Ecuador. Países que hoy transitan en dirección al socialismo organizando y creando el Poder Popular.

No porque algunas orgánicas hayan abandonado el barco vamos nosotros también a sumarnos a quienes quieren ser parte del poder burgués o a los que se contentan con un pedacito de la torta, aunque sean algunas diputaciones o una senaturía.


Fuimos nosotros quienes, siempre fieles al legado de unidad que nos dejara Ambrosio (y al que hemos sido fieles), nos planteamos trabajar con otras orgánicas pequeñas con el fin de crear un referente “nuevo" y de ello surgió el MPT, organización que logró unir a más de 30 grupos que estaban trabajando cada uno por su lado. Lo que pasó a lo largo de la historia del MPT da para un análisis más en profundidad, pero podríamos reducirlo en que se diluyó en un activismo centrado en la participación en actos, recolección de firmas, marchas, generalmente por el paseo Ahumada, protestas y otras actividades que nos desviaron de el objetivo central planteado en su fundación: la creación de Poder Popular. Finalmente lo que contribuyó a su desmembramiento fue el tema de la participación en las elecciones municipales. Y quienes estaban por participar del circo electoral trabajaron mañosamente para formar otro referente "nuevo": el partido Igualdad. Y se fueron del MPT, incluso algunos que fueron firmes partidarios del voto nulo. El resultado final es que el partido Igualdad, si bien logró inscribirse legalmente, no logró pasar del 2% de los votos emitidos, lo cual lo deja de nuevo fuera del sistema electoral.

Debemos decir que en esta última elección como Colectivo MAPU no logramos conformar una posición común ya que algunos compañeros eran partidarios de apoyar a candidatos populares en algunas comunas y otros éramos de la idea de no votar, de no afirmar el sistema sobre todo ahora que el voto es voluntario. El resultado lo conocemos: casi un 60 % de los potenciales electores no concurrió a las urnas y el sistema electoral quedó al desnudo en cuanto a que no representa a la mayoría de la población. Ahora se plantean muchos que las autoridades elegidas de esta forma no tiene legitimidad política porque representan a una minoría muy pequeña, aunque legalmente hayan ganado.

UN PROGRAMA PARA EL MAPU.

Se nos ha planteado reiteradamente que debemos tener un Programa para poder convencer o “reencantar" a los mapu dispersos y a los nuevos elementos. Esto muchas veces se plantea como algo esencial para nuestro trabajo entre las masas. Y lo es desde luego porque sino estaríamos a ciegas, no sabríamos para donde ir. Pero debemos decir que tenemos un programa en construcción que está en varios documentos nuestros y por otro lado, y esto es lo más importante, existe un programa en la calle que debemos hacerlo nuestro. Todos sabemos que desde hace por lo menos dos años diversos movimientos sociales se han levantado exigiendo educación sin fines de lucro, gratuita y de calidad, fin del negocio de la salud, energías limpias y eliminación de la contaminación industrial, recuperación de nuestras riquezas naturales especialmente el cobre, el litio y otras, nacionalización de las aguas y mar para todos, fin de la deuda hipotecaria de las viviendas y un nuevo sistema de financiamiento habitacional, etc. etc. Como se puede apreciar, es en las calles donde se está estructurando un programa para una nueva sociedad y debemos estar presentes en estas luchas del movimiento social.

Pero no basta con estar entre las masas y que estas luchen por sus derechos, es necesario que estas pasen de la movilización por sus demandas sectoriales a la organización de un poder político capaz de unir todas las demandas y construir una sociedad superior. Esto debe ser un proceso que se construya desde la base social y no desde arriba para abajo. El Mapu debe impulsar con mucha decisión la organización de Asambleas del Poder Popular en cada comuna, en cada Región, para llegar a conformar una gran Asamblea del Poder Popular que represente realmente a la mayoría de la población. Sólo este Poder será capaz de cambiar la Constitución dictatorial, el sistema electoral y resolver todos los problemas planteados por las masas.

SOBRE LAS ELECCIONES.

No debemos desviarnos de nuestros objetivos por más cantos de sirenas que el sistema nos ofrezca. Al respecto, creemos que las próximas elecciones presidenciales y de parlamentarios no ofrecerán la posibilidad de cambiar las cosas porque ya el sistema esta deslegitimado. Por el contrario, debemos tener claro que este tipo de elecciones son como una serpiente encantada, destinada a desviar la atención y descomprimir la tensión social. No faltará algún candidato que ofrezca, como la Sra. Bachelet, cambiar el binominal, o como otros, cambiar el financiamiento para la educación o la salud, o subir los impuestos a las grandes empresas mineras. Pero del dicho al hecho hay mucho trecho y sabemos que una vez instalados en la Moneda la cosa es con guitarra. La desconfianza ya se instaló y es muy difícil que la gente le crea a algún candidato todas sus promesas. Aunque creemos que la abstención electoral será menor que en las pasadas elecciones, de todas maneras será significativa y debemos tener en cuenta esto. El acarreo y el fraude estarán muy presentes, como ya se manifestaron en las pasadas elecciones. 
Muchos se preguntan entonces ¿qué hacer? ¿Cómo logramos que la derecha se vaya del poder político y se pueda avanzar? ¿Debemos apoyar a algún candidato que en algo represente algunos puntos planteados o debemos llamar a no votar? Si hacemos esto último ¿estaremos apoyando indirectamente a la derecha dura? 


¿SACAR A LA DERECHA Y PONER OTRA DERECHA?

Muchos están por "desalojar" a la derecha dura del gobierno y apoyar a algún candidato que pueda ofrecer "algo" de cambio, algunos puntos para avanzar. Por muchos motivos, por último por cuestión de oportunidades de pega, sacar a la derecha conservadora resulta un objetivo fundamental. Pero cambiarla por quién? Ese es el problema. Sabemos que quien tiene más posibilidades de ganar es la Sra. Bachelet, eso lo dicen las encuestas al menos. Pero en los últimos comicios se vio que estos "estudios" fracasaron rotundamente. No son confiables en absoluto, por lo que planteamos que es posible que se equivoquen una vez más. Por otro lado, cualquier candidato de los que se están perfilando puede ser un nuevo fiasco.

Por eso, debemos hacer nuestra propia campaña en el sentido de organizar debates populares en torno a un programa y la estructuración de un Poder Popular de base. Y que esos organismos de base resuelvan si apoyan y a quien apoyan. Como se vio hace poco, una de las orgánicas de los estudiantes secundarios planteó no votar y algunos mapu estuvimos de acuerdo. Otros en cambio se plantearon por apoyar candidatos no logrando sacarlos electos, salvo en comunas como Recoleta donde la Concertación no llevó candidato al pactar con el PC. Vamos a ver que pasa porque ya se conoce que en algunas comunas donde el PC tenía alcaldes no se avanzó nada y ahora perdieron (caso Til Til, en San Fernando perdieron el 2004, etc.).

¿CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN? Cómo?

Se plantea por parte de diversos sectores que se debe convocar a una Asamblea Constituyente con el fin de cambiar la Constitución Pinochet-Lagos por otra que interprete a la mayoría del país. Esto suena muy bien pero en la práctica el problema es quién convoca y a quienes. Es decir, si se repite lo que ha sido históricamente los procesos de cambio constitucional, con una "comisión de expertos", podríamos tener una carta muy parecida a la actual, sino peor aún. 

Creemos que un cambio de la Constitución es un proceso donde el pueblo debe participar y mandar por medio de sus organismos de Poder Popular. Es un debate que debe plantearse cuanto antes, desde abajo a arriba en cada rincón de Chile. Es la gran tarea que debemos emprender este año.

EL MAPU COMO DESTACAMENTO PROLETARIO.

No debemos abandonar nuestros principios ni dejarnos llevar por el oportunismo. Seamos como quería Ambrosio: perseverantes en nuestros objetivos de construir el PODER POPULAR de masas. Para ello debemos estructurarnos por células comunales para poder cumplir el objetivo, arraigados en las bases populares. El MAPU debe ser un destacamento proletario que junto a otros luche por estos principios. Para ello debemos necesariamente unirnos a otras orgánicas que estén de acuerdo DE VERDAD Y NO SOLO EN LAS PALABRAS en estos propósitos. En estos momentos el MPT puede ser la instancia que nos una o podemos buscar otras fórmulas, pero no debemos dejarnos vencer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario