A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

lunes, 13 de octubre de 2014

¡ EVO YA GANÓ !

¡Evo ya ganó! Y con él la Patria Grande
Por: Patricio Montesinos
12 octubre 2014 |CUBADEBATE


Evo gana las elecciones en Bolivia.
Desde La Paz, especial para Cubadebate

El presidente boliviano, 
Evo Morales, no solo venció en las elecciones de este domingo, sino que logró su conquista tras superar todos los obstáculos que le impusieron desde Estados Unidos, con la complicidad de la débil derecha nacional, para frustrar el liderazgo que ha logrado en esa nación andina, en Latinoamérica y a nivel internacional.

Desde intentos de golpes de Estado y campañas mediáticas hasta tratar de amedrentarlo durante una gira europea, 
en la cual se le impidió a su avión sobrevolar varios países europeos, no fueron suficientes para impedir que el bautizado Gran Jefe Indio Latinoamericano continúe la lucha al frente de su pueblo y la Pachamama (Madre Tierra).
Incluso horas antes del inicio de los comicios, 
los adversarios de Morales hackearon varios medios de prensa nacionales, y difundieron informaciones falsas en las redes sociales sobre un eventual accidente o atentado sufrido por el actual mandatario boliviano, con el propósito de torpedear la consulta electoral.

Sin embargo, el Tsunami Azul, como le llamaron durante su campaña electoral, aplastó a sus contrincantes mediocres financiados por la Casa Blanca, y demostró una vez más a Washington que es un líder indiscutible regional y mundial.
Como prometió, Morales les propinó una goleada De Zurda, y proseguirá con su Proceso de Cambio iniciado cuando ascendió al poder en 2006. Entonces Bolivia era el segundo país más pobre de América Latina, después de Haití.

Hoy la Pachamama figura en la vanguardia de la Patria Grande con mayor crecimiento económico, y es la que más ha reducido la pobreza, con 32,2 puntos porcentuales, según un informe divulgado recientemente por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Acorde con ese documento, Bolivia se sitúa además a la cabeza en esta región en cuanto a la transformación de la población vulnerable (16, 9 puntos porcentuales), y ha incrementado al mismo tiempo la cifra de habitantes con recursos financieros holgados.

Morales la ha convertido en una potencia energética, tras nacionalizar los hidrocarburos, e impulsar esa importante industria generadora de riquezas, como similar ha hecho en otras esferas de la industria, el comercio y los servicios.
A la misma vez, el victorioso Gran Jefe Indio Latinoamericano ha promovido numerosos programas sociales en diferentes sectores como la salud, la educación, el deporte y la construcción de viviendas, entre otros, con notorio impacto en una población de 11 millones de habitantes, que en su mayoría vivía en la miseria, sin acceso a un techo ni a agua potable, y sin derechos a una asistencia médica y enseñanza dignas.

Actualmente Bolivia preside el importante Grupo G-77+China, que integran 133 países miembros de las Naciones Unidas, y su política exterior es bien clara: solidaridad, paz, integración, independencia, no injerencia en los asuntos internos, defensa de la Madre Tierra ante el Cambio Climático, reivindicación de la comunidades indígenas, y lucha por su derecho soberano a una salida al mar.

En cuanto a Estados Unidos, Morales ha demostrado no teme a sus amenazas y agresiones, y que tiene lo que tiene que tener para decirle al imperio lo que merece, por ello seguirá siendo otra espina en la garganta de Washington.
Como escribí en un anterior artículo, con su triunfo este 12 de octubre, que es también de la Patria Grande, Evo continuará dignificando en el siglo XXI la Bolivia por la que Ernesto Che Guevara luchó y soñó en la centuria pasada.

Más del 60 por ciento de los votos
  • Evo Morales y el MAS ganan por más del 60% de los votos, seguido por Unidad Demócrata con aproximadamente 18%; el Partido Demócrata Cristiano con un 17%, de acuerdo con los primeros resultados entregados por el Tribunal Supremo Electoral y por las proyecciones de la agencia IPSOS.
  • Evo gana en todos los departamentos del país, excepto en el departamento del Beni, que lo hace Samuel Doria Medina de Unidad Demócrata.
  • En el Departamento de Santa Cruz el MAS obtiene 49,9% seguido por Doria Medina con 38% de los votos emitidos.
  • 130 diputados y 36 senadores han sido elegidos por un poco más de 6 millones de electores y una participación de más del 80% del padrón electoral.
  • Este resultado es mayor del previsto al obtenerse un % que está alrededor del 60%, con lo que el MAS de mantener estos datos podría garantizar el control absoluto de la Asamblea Plurinacional de Bolivia.
  • Llama la atención el pobre resultado obtenido por el ex aliado del MAS, Juan del Granado, del Movimiento Sin Miedo que según estos primeros resultados no obtendría el 3% de piso exigido por la ley electora
  • Para esta elección fue muy importante la participación electoral de bolivianos residentes en el exterior, con más de 30 países donde se abrieron mesas y más de 7000 jurados electorales.
  • El empadronamiento de personas en el exterior llegó a la cifra de 272 mil empadronados y habilitados para votar.
  • Entre los residentes bolivianos en el exterior destacan los que viven en países como Argentina, Brasil, Estado Español y EEUU, donde se concentra el 90% de los electores en el exterior. Solo en Argentina estaban empadronados 90 mil personas.

Dedicó su rotunda victoria a los comandantes Fidel y Chávez
Evo Morales: "Es el triunfo de la Liberación y el antiimperialismo"
Por: Agencia Boliviana de Información | Domingo, 12/10/2014 09:10 PM | Aporrea




La Paz, octubre 12 - El presidente Evo Morales agradeció el domingo por la noche al pueblo boliviano por el apoyo en las elecciones generales que ganó con más del 60% de los votos, según datos a boca de urna, y dijo que es un triunfo de la liberación, del anticolonialismo y del antiimperialismo.

Desde el histórico balcón del Palacio de Gobierno situado en la plaza de armas de La Paz, Morales recibió el cariño de miles de bolivianos que se congregaron en inmediaciones de la Casa de Gobierno a la espera de su discurso.

"Muchas gracias por este nuevo triunfo del pueblo boliviano", afirmó en medio de vítores y cánticos y aseguró que ese respaldo mayoritario compromete más "para seguir integrando no solamente a los bolivianos sino a los latinoamericanos".

"Ha ganado la dignidad y la soberanía del pueblo boliviano y está dedicado a todos los pueblos del mundo que luchan contra el imperialismo", subrayó y afirmó que también está dedicado al líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro y al extinto presidente de Venezuela, Hugo Chávez.


El Presidente que parecía abrochar su tercer mandato consecutivo desde 2006, ganó en 8 de los 9 departamentos de Bolivia.

Sólo en el amazónico Beni perdió a manos del empresario Samuel Doria Medina, que cosechó el 25,1% de los sufragios, siempre según Ipsos, aunque Morales dijo que todavía "se disputa voto a voto".

En tercer lugar de la votación en Bolivia llegó el expresidente conservador Jorge Quiroga con 9,6%.

El exalcalde de La Paz, Juan del Granado, quedó en el cuarto lugar con 2,9%.

El dirigente de los indígenas de una reserva amazónica en el nordeste del país, Fernando Vargas, acaparó, por último 2,7% de los votos.

El rector de los comicios, el Tribunal Supremo Electoral, difundirá a medianoche los resultados oficiales.




Evo, un indígena que cambió la historia de Latinoamérica
Publicado el 10/12/14 • en Contrainjerencia
ANDES – La eventual reelección este domingo de Evo Morales significará un hito para el continente ya que, además de haber sido el primer indígena en alcanzar el puesto de presidente en Bolivia y en Latinoamérica, habría prolongado su estancia en el poder por tercera ocasión consecutiva con el respaldo de las mayorías.

Morales, quien cambió la historia regional, se vislumbra como el candidato favorito en las elecciones para la primera magistratura, cargo al que aspiran también otros cuatro aspirantes.

En 2006 inició un mandato al frente de la República, que no terminó porque se cambió la constitución en 2009. Ese mismo año se convocaron elecciones para el Estado Plurinacional y resultó electo con posibilidades para una reelección.

El miércoles pasado, el representante en las urnas por el Movimiento Al Socialismo (MAS) cerró su campaña y apenas tres días después, el sábado, en vísperas de los comicios, se difundió en Twitter un mensaje apócrifo sobre un supuesto atentado en su contra, lo cual él lamentó y dijo que se trataba de una maniobra de la oposición.

En su caso, ya tiene a su favor las políticas públicas para mejorar los estándares de vida de sus conciudadanos y de la recuperación de los recursos naturales y de empresas clave para el desarrollo de la nación boliviana, y de la inédita medida de reducir su propio sueldo.
El reto de este indio aymara será superar lo conseguido en tres votaciones anteriores, en las cuales siempre sobrepasó el 50 por ciento de los sufragios.

Los últimos tres sondeos de las empresas Estudios Mori, Tal Cual e Ipsos, dan a Morales ganador con comodidad en primera vuelta, con cifras que se acercan en algunos casos al 60 por ciento de la intención de votos y en otras rondan el 55.

En todas aventaja en más de 40 puntos al candidato de Unidad Demócrata, el empresario cementero y otrora ministro de Planeamiento, Samuel Doria Medina, quien en los últimos días se dedicó, sobre todo, a atacar al tercero en los sondeos, el expresidente Jorge Tuto Quiroga, del Partido Demócrata Cristiano.

En 2005, cuando resultó electo presidente de la República, Morales alcanzó el 53,74 por ciento de los votos, cifras inferiores a lo que le otorgan para las próximas elecciones la totalidad de la encuestas.
En 2009, al ganar los comicios para encabezar el Estado Plurinacional, luego de aprobarse la Nueva Constitución Política del Estado, el actual mandatario compiló el 64,22 por ciento de los votos, una cifra que, según sus propias declaraciones, espera sobrepasar esta vez.
El primer presidente indígena del país enfrentó un referendo revocatorio en 2008 y salió adelante con el 67,43 por ciento del sufragio, cifras que hablan del nivel de aceptación de sus políticas de gobierno, desde que llegó al Palacio Quemado el 22 de enero de 2006.
Al otrora líder cocalero le basta para reelegirse el 50 por ciento más uno de los votos o  sacarle una ventaja de 10 puntos a su oponente mas cercano, de lo contrario será necesario efectuar un balotaje, previsto para el 7 de diciembre venidero.

De ganar los comicios, cumplirá su primera reelección al frente del Estado Plurinacional, la única que establece la Carta Magna y deberá abandonar el Palacio Quemado en 2020.
Morales es visto como el artífice del salto importante en la economía nacional tras nacionalizar los hidrocarburos y varias de las llamadas empresas estratégicas, además de convertir a Bolivia en centro energético de la región.

Más de seis millones de bolivianos, desde el país y el exterior, elegirán este domingo a quien será su presidente para el período 2015-2020, además de 36 senadores -cuatro por cada departamentos- y 130 diputados.

Además de los observadores internacionales, entre estos una comisión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), están acreditados unos 2.000 nacionales, por primera vez en la historia electoral de la nación andina.

Elecciones presidenciales

Bolivia a 9 años de la conquista de su soberanía
El Estado Plurinacional de Bolivia se prepara para las elecciones presidenciales del 12 de octubre donde el binomio “Evo Morales + Álvaro García Linera” bajo el amplio apoyo de los movimientos sociales, indígenas y sindicales promete ganar por mayoría conquistando su tercer periodo consecutivo.



Linda Calderón Marín· 5 días atrás 11:10 EL CIUDADANO  
El proceso electoral que estará a cargo del Órgano Electoral Plurinacional, será el encargado de ejecutar los comicios a través de los cuales el próximo 12 de octubre (día de la descolonización) las ciudadanas y ciudadanos bolivianos definirán al nuevo mandatario para el periodo 2015-2020, 130 miembros de la Cámara de Diputados y 36 integrantes del Senado.
En marzo pasado, los cinco candidatos presidenciales Evo Morales Ayma (Movimiento al Socialismo), Juan del Granado (Movimiento Sin Miedo), Samuel Doria Medina (Unidad Democrática), Jorge Tuto Quiroga (Partido Demócrata Cristiano) y Fernando Vargas Mosua (Partido Verde de Bolivia) oficializaron sus carreras en busca de la presidencia.
Estas elecciones ponen en juego la profundización del Proceso de Cambio boliviano, que surgió a partir de la acumulación de fuerzas del movimiento indígena desde las Marchas por el Territorio y la Dignidad (1990), y más directamente desde la Guerra del Agua (2000) y la Guerra del Gas (2003). La decisión debate la continuidad de estos procesos encauzados políticamente a través del partido Movimiento al Socialismo MAS IPSP desde 2005 o el retorno a las antiguas fórmulas que en el pasado llevaron a Bolivia a ser el país más pobre de la región.

La Oposición
La oposición boliviana está profundamente ligada a un pensamiento político neoliberal que aspira a la restauración del antiguo estado colonial republicano.
Entre los años 2006 y 2009 la oposición boliviana apostó al boicot político y económico a través de acciones militares separatistas con afanes económicos especulativos, lo que desató una ola de violencia racista entre la autodenominada “media luna” (Tarija, Beni, Pando y Santa Cruz) que separaba simbólica y territorialmente a los territorios del oriente con el resto del país. En esta ocasión a pesar de haber logrado efectuar los referéndums autonómicos sin la autorización del gobierno central, los ímpetus separatistas fracasaron en el referéndum revocatorio de agosto de 2008 y el golpe cívico prefectual de octubre el mismo año.   Consecutivamente en el tiempo, la oposición ha sido testigo de otras derrotas ideológicas como la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado (febrero de 2009) donde claramente se establece el carácter indígena que compone las naciones dentro del Estado Plurinacional, la reelección de Evo Morales en diciembre de 2009 y el censo de 2012 que demostró que Bolivia es un una sociedad mayoritariamente indígena que no puede ser gobernado bajo retrogradas formas indigenistas ni coloniales.

La oposición se caracteriza por negar los cambios y transformaciones conquistados por la administración de Evo Morales en los planos económicos, sociales, políticos e institucionales. Las propuestas de la oposición (particularmente las del empresario UD Samuel Doria Medina) continúan siendo en la lógica de favorecer la inversión privada y extranjera en la exploración, explotación y manejo de los recursos naturales bolivianos, ignorando por completo el proceso social de empoderamiento ciudadanos en torno a estos recursos y sus beneficios para la economía. Pareciera ser que desde la mirada de la oposición los recursos naturales siguen siendo mercancías de propiedad privada, con tendencias a relegar al olvido  los principios de una sociedad bajo la perspectiva del Vivir Bien y el Socialismo Comunitario.

Jorge Quiroga (PDC) se ha enfocado en propuestas como retornar el nombre de “República de Bolivia” al actual Estado Plurinacional, subestimando el valor histórico que el pueblo boliviano ha otorgado a esta conquista tan costosa. En su “Programa de Gobierno para la Gente” el candidato al igual que sus adversarios incluye las temáticas del empleo, ingresos, energía limpia, acceso a internet, educación, salud, vivienda, servicios básicos, seguridad, democracia, justicia y autonomías locales. Por otro lado, el candidato Fernando Vargas (PVB) apunta su candidatura hacia una estrategia ecologista con perspectivas democráticas, de economía solidaria, y educación para la vida.
Sin embargo, estos candidatos carecen de un balance nacional con estrategias reales, perspectivas históricas y proyecciones estratégicas de futuro, en un contexto social en el que la población ha aprendido sobre democracia e inclusión social en los últimos años.

Proyecto por la continuidad del Proceso de Cambio (MAS IPSP)
La mayoritaria aprobación de la gestión de Evo Morales está ligada a la Nueva Política Económica con que Bolivia ha podido disminuir la pobreza y la desigualdad. En una evidente nueva etapa, la inversión pública en obras como aeropuertos, caminos, y escuelas, la inversión en políticas sociales y desarrollo productivo, tanto como las mejoras en las condiciones materiales de vida, son productos claros de la redistribución de la riqueza y la nacionalización de los recursos naturales como el agua, el gas y los hidrocarburos.

La Nueva Política Económica impulsada por el gobierno del MAS tiene entre sus objetivos no sólo avanzar hacia el Socialismo Comunitario y el Vivir Bien, sino que además evitar derivar hacia un capitalismo de Estado. Para esto, los recursos económicos obtenidos de las ganancias de la nacionalización no son destinados a capitalizar a otras empresas privadas (como en tiempos neoliberales) o al propio Estado y su burocracia (capitalismo de Estado) y por ello, la profunda redistribución de la riqueza  hacia la sociedad es posible a través de bonos, aguinaldos dobles, aumento del salario mínimo, etc.

La Nueva Política Económica impulsada por el gobierno del MAS tiene entre sus objetivos no sólo avanzar hacia el Socialismo Comunitario y el Vivir Bien, sino que además evitar derivar hacia un capitalismo de Estado.
La nacionalización de los hidrocarburos (recuperación de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos YPFB), ha permitido a la administración de Evo Morales contar con el incremento del PIB per cápita de USD1.010 millones (2005) hasta los USD2.757 (2013) en tan solo 8 años, aumentando las reservas internacionales y posicionando a Bolivia como una de las economías más prósperas de América Latina. El gobierno de Morales ha querido gestionar la redistribución de los ingresos generados en la nacionalización de los recursos hacia la población, a través de la entrega de bonos como un beneficio directo a las personas, invirtiendo en industrialización y diversificando la matriz productiva del país como proyecto económico a futuro que profundice los alcances de su proceso.

En la actual contienda política, el candidato del MAS se ha propuesto incrementar en un 10% el voto que históricamente ha conquistado, con miras de alcanzar una mayoría electoral cercana al 74%.

Los avances políticos democráticos (donde ha sido fundamental la aprobación de la Constitución Política del Estado), productivos económicos (como las inversiones en industrialización), sociales (como los bonos a estudiantes y tercera edad), energéticos (como la fabricación de litio y la producción del gas) y científicos (como la puesta en órbita espacial del primer satélite boliviano “Tupac Katari”) son los antecedentes materiales con que el binomio Evo Morales + Álvaro García Linera apuestan a la reelección.

12 Propuestas para el Vivir Bien
En enero de este año, el presidente Evo Morales ha presentado públicamente los pilares de  la Agenda Patriótica del 2025 fundada en el Vivir Bien como principio activo del Estado Plurinacional de Bolivia. En esta misma línea, el programa de gobierno de su actual candidatura postula 12 Propuestas para el Vivir Bien dentro de las cuales figuran:
  1. Reducción de la extrema pobreza, con una meta del 9% para 2020 y 0% para el 2025; 2.Universalización de los servicios básicos, con una cobertura de 100% de agua potable y electricidad para las zonas urbanas para 2020, y un 90% de cobertura de estos servicios para el área rural; 3.Acceso a la vivienda, educación y salud, donde se propone que para 2020 el 70% de la población esté respaldada por el Seguro Universal de Salud; 4.Revolución tecnológica y científica, donde se aspira a producir energía nuclear con fines pacíficos que asegure la independencia energética de Bolivia; 5.Inversión para la profundización de la industrialización, productividad y empleo en busca de soberanía energética para el país, donde destaca una millonaria inversión para la explotación de litio; 6. Producción de alimentos que asegure la soberanía alimentaria de Bolivia; 7.Agua para la vida como una propuesta para el manejo del riego y del agua, la biodiversidad y los recursos forestales; 8.Vías de comunicación, conexión e integración con el desarrollo de carreteras, terminales aéreos, ferroviarios, fluviales y de transporte por cable, donde destaca el proyecto de ampliación del teleférico en La Paz; 9. Cuidar el presente para asegurar el futuro a través de distintas propuestas como los bonos y la ampliación del salario; 10. País soberano y seguro, como propuesta que apunta a mejorar la seguridad ciudadana, la lucha contra el narcotráfico, los problemas en el sistema de justicia y la corrupción; 11. Instalación de la Asamblea por la Revolución de la Justicia Digna con participación social y la Ley de Reforma y Referéndum Constitucional para el cambio judicial en busca de la Revolución del sistema jurídico con participación del pueblo, basado en la trilogía aymara de “Ama Suwa, Ama Llulla, Ama Quilla” (no robar, no mentir, no vagar); y por último, 12. Diplomacia de los Pueblos como un desafío boliviano por un orden mundial por la vida y la humanidad, en miras de aportar para una reforma de las Naciones Unidas y una nueva arquitectura mundial financiera internacional, donde Bolivia busca el retorno al mar con soberanía, proteger y promover los derechos de los pueblos indígenas y la defensa de la hoja de Coca a nivel internacional.
En el último tiempo el actual gobierno del MAS ha protagonizado instancias políticas que son una clara demostración de su liderazgo y profesionalismo, como lo ha sido la exitosa cumbre de los 50 años del G77+China realizada en Santa Cruz (territorio que habiendo sido emblemáticamente de oposición hoy da cuenta de una aprobación al gobierno de Morales), el Encuentro Sindical Antiimperialista y el Foro de Sao Paulo.

La campaña electoral
El proceso electoral ha estado cargado de sorpresas y acusaciones. Desde el frente opositor al oficialismo la principal disputa tuvo lugar al inicio de la campaña cuando la oposición reclamaba que la Constitución inhabilitaba la reelección por segunda vez del presidente Evo Morales, considerando como primer periodo su mandato 2005-2009. Sin embargo, el Tribunal Supremo Electoral reconoció la validez de la candidatura del MAS argumentando que el candidato se encontraba sujeto a esta disposición solo desde el 2010 cuándo ya había entrado en vigencia la nueva Constitución.

Contrario a las intenciones de la oposición las encuestas arrojan una evidente aceptación mayoritaria al actual presidente.

La aparición de la Generación Evo ha sido una de las sorpresas del proceso electoral que ha inyectado de energía y apoyo juvenil la contienda política, especialmente dotando de perspectivas de futuro al proyecto del Proceso de Cambio. La Generación Evo ha estado presente en variados debates televisivos, radiales, y encuentros regionales donde han sido jóvenes del campo y la ciudad, comprometidos con el proceso, los que han dado muestras de solvencia política y han declarado sus intenciones de cuidar y profundizar el Proceso de Cambio con miras a proteger los recursos nacionales bolivianos ante la amenaza imperialista. Otra de las importantes noticias es que desde el 1 de mayo la Central Obrera Boliviana (COB) estableció acuerdos políticos con el MAS.

Anteriormente a la promulgación de la Constitución Política del Estado (2009) las elecciones en que ninguno de los candidatos alcanzaba el 50+1 eran definidas por el Congreso. Situación que durante muchos años favoreció la suerte del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y la Acción Democrática Nacionalista (ADN) que se alternaban en el poder, donde los presidentes como Gonzalo Sánchez de Lozada y Hugo Banzer Suárez (el dictador) asumían el poder con apenas un 33,8 o un 22, 5%.

A diferencia de esa situación en estas elecciones se implementará la ley de distribución de escaños por departamentos. Desde 2009 esta ley fundada bajo los principios de equidad y proporcionalidad, determinó que si el candidato más votado  no alcanza el mínimo de un 40% con una ventaja sobre el 10% con su oponente, debe enfrentar una segunda vuelta electoral. A pesar de esta ley, el candidato Evo Morales nunca ha necesitado llevar su candidatura a segunda vuelta, pues los resultados obtenidos han superado los porcentajes que le acreditaron su triunfo electoral tanto en 2005 con un 53,7%, el 2007 cuando Morales vence el Referéndum Revocatorio impulsado por la oposición con un 67%, o como en las elecciones de 2009 con un 64,2% de los votos válidamente emitidos.

Según el Informe Electoral del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (basados en los resultados sondeados por la consultora IPSOS y Equipos Mori), a un mes de las elecciones el candidato del MAS ganaría con un porcentaje entre el 54 y el 59% de los votos, con lo que probablemente no habría necesidad de ejecutar segunda vuelta.
Las encuestas además arrojan  como segunda mayoría al candidato Samuel Doria Medina (UD) con una aproximación del 14%, mientras que los otros tres candidatos Fernando Vargas, Juan del Granado y Jorge Tuto Quiroga se repartirían un porcentaje inferior al 7%. Además, las encuestas indican que existe una cantidad de votos nulos, indecisos o blancos cercano al 17%, puntos que representan el electorado que aún puede ser conquistado por los distintos candidatos.

La reelección de Evo Morales Ayma lo convertiría en el presidente que ha gobernado Bolivia por más tiempo bajo índices de aprobación únicos en la historia de este país.

Perspectivas futuras
Observando las propuestas presidenciales de los candidatos y los antecedentes de la economía boliviana es posible vislumbrar algunos de los desafíos que deberá enfrentar la próxima administración boliviana.  Por un lado el nuevo presidente de deberá administrar las ganancias de la próspera economía boliviana que según lo informado por el FMI en 2013 alcanzó un crecimiento del 6,7% (donde según el mismo informe Chile creció un 4,4%), crecimiento que debería mantenerse o incrementarse. Además deberá hacerse cargo de los aún altos niveles de pobreza y pobreza extrema (que han pasado del 40% en 2002 a un 18% en 2013). Para ello el nuevo gobierno deberá reducir aún más estos índices invirtiendo en políticas sociales como el ya adelantado programa Renta Dignidad (destinado a adultos mayores) y el Bono Juancito Pinto (para estudiantes básicos y secundarios).

El acceso a los recursos naturales y el acceso a los servicios básicos deberán ser una prioridad demandando mayor cobertura tanto para la población urbana como rural, donde un 50% de la población aún no cuenta con suministro de gas natural.

Desde la nacionalización de los hidrocarburos en 2006,  Bolivia se ha convertido en uno de los más importantes proveedores de gas natural de la región junto a Argentina y Brasil. En Bolivia el valor mensual del servicio de gas domiciliario para una familia promedio (4 personas) no supera los 40 bolivianos, equivalentes a $3.500 chilenos. El desafío en esta materia será consolidar el autoabastecimiento interno de gas licuado, gas natural y gasolinas.

La ciudadanía exige una ampliación de los puestos de trabajo, reducción del desempleo, mejora del sistema educativo, y una mejora de las condiciones viales y sanitarias que aún son deficitarias en el país.

Y sin duda alguna el mayor desafío en materia de política exterior será enfrentar la problemática del mar y las demandas interpuestas ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya contra Chile. Donde el desafío no es tan solo ganar una demanda ante un organismo internacional sino promover el diálogo y capitalizar las fuerzas ciudadanas chilenas bolivarianas que abogan por una reciprocidad energética, en la que eventualmente Chile entregara un acceso al mar a Bolivia a cambio de un recurso  preciado y costoso como el gas.

Ante los pronósticos electorales de los especialistas y el inminente triunfo del MAS, la opción de la oposición estará destinada a impedir que el partido de Evo Morales consiga mantener los dos tercios (que hoy tiene) de representantes en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ex Congreso Nacional), como único método para bloquear las iniciativas legislativas del Proceso de Cambio. Pero como señala el investigador y analista internacional boliviano Hugo Moldiz “esa es una mirada que subestima la historia reciente y el vigor de los movimientos sociales, cuya capacidad de organizar la hegemonía en la sociedad ya ha dado muestras suficientes de su fortalezas para romper las amenazas al proceso de cambio”.

Lo interesante, es que en hoy día  el principio desde el cual los bolivianos cuestionan el acceso a los recursos naturales, los servicios básicos y las ganancias de la productividad e industria nacional hacia el próximo periodo presidencial y el futuro, es el de igualdad y equidad en búsqueda de una sociedad más justa. Hoy el pueblo boliviano posee un capital político histórico que le entrega las herramientas para elegir consiente y en conocimiento de su proyecto al próximo presidente de Estado.

Valor internacional de la experiencia boliviana
Sin duda el actual Proceso de Cambio boliviano ha sido un proyecto político contra hegemónico anti neoliberal que ha marcado una importante tendencia para los gobiernos progresistas de la región.  Bolivia, Venezuela, Ecuador, y (menormente) Argentina, Brasil y Uruguay están construyendo precedentes de soberanía en Latinoamérica. El actual modelo económico alternativo de Bolivia ha sido reconocido por diversos analistas internacionales e incluso cadenas informativas como CNN. El valor regional y mundial de esta alternativa política en la lucha por la libertad, dignidad y soberanía de los pueblos ha sido premiada desde hace años en todo el mundo, y la reciente presencia del presidente Evo Morales en la I Conferencia de los Pueblos Indígenas de la ONU en Washington ha sido una muestra de ello.

Evo Morales Ayma, el primer presidente indígena de Bolivia quien en 2008 expulsó a la embajada norteamericana, la DEA, y la USAID (2013) del territorio boliviano, hoy parece ser el rostro de un proceso de cambio ciudadano y soberano que se niega a terminar.


Linda Calderón Marín El Ciudadano




EVO MORALES Y SUS MIL VICTORIAS 
por Carlos Aznárez

por Carlos Aznárez, Resumen Latinoamericano.-Ganó Evo con más del 60% y hundió estrepitosamente a esa derecha racista y oligárquica que en varias oportunidades, en estos años de gobierno revolucionario, intentó hacer un golpe de Estado violento. Hoy hasta Santa Cruz se desbordó de banderas azules del MAS festejando el triunfo.
Ganó Evo exactamente un emblemático 12 de octubre, que es como darle una soberana patada en el trasero a todos los colonialistas que desde 1492 con el genocida Cristóbal Colón a la cabeza, intentaron -pero no pudieron- humillar, aniquilar y hacer desaparecer a las comunidades originarias.

Ganó Evo, con las consignas históricas de Tupak Katari y Bartolina Sisa, y la del Che heroico que sembraron su sangre en esa Bolivia que los devuelve hechos millones.
Gano Evo, y la coca pudo reivindicarse como lo que siempre fue para los pueblos indígenas de todo el continente, y no en lo que los narcos imperiales han querido transformarla.
Ganó Evo, y sin titubeos le dedicó el triunfo a ese “abuelo sabio”, como él denomina al comandante revolucionario Fidel Castro y al comandante Supremo, Hugo Chávez. Pero también priorizó “a todos los pueblos que luchan contra el capitalismo y el imperialismo”.
Ganó Evo y su triunfo nos ilumina a todos los que seguimos insistiendo en el continente que las soluciones a nuestros males no pasan por esgrimir discursos vacilantes y más bien claudicantes en el plano ideológico. Al pan, pan y al vino, vino. Revolución Plurinacional y Socialismo.



Ganó Evo porque con su pueblo hecho vanguardia, sabe muy bien hacia dónde caminar, tiene una meta y no la resigna por nada. Se llama socialismo y no de otra manera. Los demás rótulos (capitalismo “serio”, “humano”, y otras bobería de poco calado) son atajos para seguir consolidando la dependencia.

Ganó Evo porque llevó adelante una política de nacionalizaciones necesarias, y con las regalías obtenidas impulsó decenas de proyectos sociales.

Ganó Evo porque no fue oportunista ni mentiroso y cuando habló de inclusión de los más pobres, los incluyó en todos los niveles del Estado. Por primera vez las mujeres “con polleras” (al decir boliviano), los indígenas con ojotas, los mineros con casco y los trabajadores del campo y la ciudad, se vieron dignificados. La wilphala dejó de ser un símbolo clandestino y se convirtió en bandera de liberación en esta Abya Yala irredenta.
Ganó Evo porque con el apoyo de Cuba alfabetizó a toda Bolivia, que es como haberle impuesto el sol a las sombras de siglos.

Ganó Evo porque le dio luz verde a los movimientos sociales y los empoderó de tal manera junto a su ministro Alfredo Rada, que se hizo realidad esa consigna zapatista de “mandar obedeciendo” que es la señal más clara de que jamás en sus dos mandatos dejó de escuchar la voz del pueblo.

Ganó Evo porque en una decisión de plena soberanía decidió expulsar de Bolivia a los gringos de la USAID y al embajador yanqui, y en un hecho de valentía incalculable declaró como terroristas de Estado a los gobernantes israelíes y exigirles a sus ciudadanos una visa de entrada al país.

Ganó Evo porque no se calló la boca ante el discurso fascistoide del ex presidente chileno Sebastián Piñera ni ante el comportamiento claudicante de Michelle Bachelet frente al reclamo legítimo de Bolivia de salida al mar.

Ganó Evo porque no le falló a su pueblo, y cuando cometió algunos errores y sintió el reclamo de los de abajo, supo rectificar y ejercer una autocrítica profunda, como pocos gobernantes acostumbran a hacer frente a circunstancias similares.
Ganó Evo porque siempre apostó a la integración latinoamericana y caribeña, se integró al ALBA y brega desde allí en todo momento por un planteo de independencia plena frente al discurso imperial. En ese aspecto, no dudó en denunciar a la Alianza del Pacífico como la nueva amenaza contra nuestros pueblos.

Ganó Evo y más allá de que seguramente mañana o pasado tengamos que seguir apretando los puños frente a los sicarios de todo el continente que asesinan a nuestros hermanos luchadores, o los repriman en las bloqueos de rutas, o los encarcelen por no ceder ante los poderosos, quien nos quita esta alegría de que en ese rinconcito del planeta llamado Bolivia, la dignidad y el coraje se vistan con el rostro de Evo Morales Ayma.





Evo: ¿Por qué Latinoamérica no supervisa elecciones en Europa?
Publicado el 10/12/14 • en Contrainjerencia


En una rueda de prensa en la ciudad central de Cochabamba, Morales sostuvo que “siempre es importante la participación de la comunidad internacional en las elecciones”.
“Aunque también hay que reflexionar si una comisión de Bolivia, una comisión de la OEA puede ir a Europa a supervisar las elecciones, o una comisión de Bolivia o del Alba puede ir a supervisar las elecciones en EE.UU. o en Canadá”, añadió.
El mandatario planteó esta crítica tras reunirse con representantes de las misiones electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del Parlamento Europeo (PE), que llegaron a Bolivia para observar los comicios generales del domingo.
Morales, que aspira a la reelección para un tercer mandato hasta 2020, pidió a ambas delegaciones su “total participación, supervisión y seguimiento” porque, según dijo, “no tenemos nada qué ocultar en estas elecciones nacionales”.
“Qué mejor (que haya) presencia de todas las instituciones y organismos internacionales. Nunca hemos rechazado, ni antes estando en la oposición, ni ahora en el Gobierno rechazamos”, insistió.
El mandatario, a quien las encuestas muestran como favorito a ganar las elecciones, compite por la silla presidencial contra el empresario Samuel Doria Medina, el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002), el exalcalde de La Paz Juan del Granado y el líder indígena Fernando Vargas.
Morales también recordó que hoy se cumplen 32 años del retorno de la democracia a Bolivia, tras varios años de dictaduras militares.
Aseguró que el “mejor regalo” a quienes lucharon por recuperar la democracia en el país es lograr una alta participación en las elecciones del domingo.
Al estar permitida su participación en actos gubernamentales, Morales no está obligado a cumplir con el llamado “silencio electoral”, una norma que prohíbe a los candidatos aparecer en los medios o hacer campaña 72 horas antes de las elecciones.
El Gobierno anunció hace dos días que el mandatario se sometería voluntariamente a esa medida tras una exhortación del órgano electoral en ese sentido.
No obstante, Morales incumplió este viernes ese compromiso al aparecer en un acto en la región norteña de Pando y, posteriormente, en una rueda de prensa en Cochabamba.
El gobernante dijo además que encabezará mañana una “caravana” de vehículos con periodistas que viajarán desde Cochabamba hasta la zona central del Chapare, su feudo sindical y político, donde votará el domingo.
Morales informó que tiene previsto jugar fútbol sala el sábado en la tarde con productores de hoja de coca del pueblo chapareño de Chimoré y el domingo a primera hora se trasladará hasta la vecina Villa 14 de Septiembre, donde siempre ha votado.
El mandatario estará en el Chapare hasta el mediodía del domingo y luego viajará en avión a La Paz, donde aguardará los resultados de las elecciones. EFE





El FMI avisa que hay un 40% de riesgo de recesión en la Eurozona
El FMI pide a los países que se tomen el crecimiento con mayor seriedad y den más importancia a las medidas "destinadas a impulsar" la actividad económica

AGENCIAS Washington 09/10/2014 17:48 Actualizado: 09/10/2014 19:46 Público 



No hay comentarios:

Publicar un comentario