A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

domingo, 22 de mayo de 2011

Reconstrucción del MAPU: logros y desafíos al 42º aniversario.




Estimados compañeros/as:

Desde noviembre de 2007, varios militantes históricos/as del MAPU y PMOC hemos emprendido la construcción del MAPU, a la vez antigua y nueva orgánica, que recoge los mejores aportes y experiencias de la historia de cada uno de nuestros destacamentos, y del pasado común bajo las banderas de Rodrigo Ambrosio, a la vez que vamos asumiendo las transformaciones que han afectado al sistema global y la formación social en que hoy vivimos.

Luego de tres años y medio, hemos podido levantar al MAPU desde sus cenizas y ponernos en una posición de lucha, compartida con otras organizaciones hermanas, del campo anticapitalista. Estamos haciendo posible una antigua aspiración de muchos de nosotros/as, entendiendo que los tiempos son de reflujo de los movimientos políticos y sociales, especialmente de los que enfrentamos al sistema capitalista imperante y su poder casi omnímodo.

Nuestra organización es pequeña pero no nos conformamos con decir que esto le está pasando a todos los movimientos y partidos de la izquierda. Tenemos voluntad de crecimiento, de aportar lo mejor que tengamos a la causa común y de cumplir una meta histórica en el camino hacia el poder popular y la sociedad sin clases. En este camino, nos hemos unido al Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores, que se levanta y crece al mismo tiempo con nuestra organización, lo que nos supone un doble esfuerzo constructor, pero que comparamos con el que tuvo nuestro Movimiento que, nada más nacer, se sumó al esfuerzo por lograr la unidad de todas las fuerzas progresistas, socialistas, democráticas, antiimperialistas y anticapitalistas, concretando la fundación de la Unidad Popular. Este movimiento nació y renace para aportar como un destacamento más, a la unidad del proletariado y los pueblos. Tenemos un espacio específico en la diversidad de culturas, tradiciones y segmentos de clase, y no es con nuestra inexistencia que se logra la unidad; nacimos para unir y eso haremos. Tenemos voluntad de aportar como destacamento a la construcción de poder popular, lo que es tarea para mayorías, y por eso debemos prepararnos para desafíos enormes, junto a otras fuerzas que están en la misma posición.

Hemos logrado hacer presencia en diversas regiones y comunas, estar en el campo y la ciudad, junto a pobladores/as, sindicalistas y mapuche. Hemos logrado unir a gente de distintas edades, experiencias y niveles de participación y, lo más importante, lentamente vamos venciendo el miedo, la dispersión, la invisibilización a que nos condenó la traición de algunos que abrieron las puertas a la dominación capitalista neoliberal y cerraron las alamedas al paso de los pueblos. Vamos venciendo las secuelas de la prisión, la muerte, la desaparición de muchos de los nuestros/as.

En esta construcción, hemos puesto el énfasis en las relaciones de fraternidad, en re-unirnos, en re-organizarnos sin grandes exigencias, en ejercer la tolerancia ideológica.
Podemos decir que hemos vuelto a instalar temas que para nosotros fueron fundacionales, y donde nos adelantamos a la orientación de las izquierdas: MAPU significa Tierra y estamos junto a los pueblos originarios; una parte valiosa de nuestra militancia es indígena. Seguimos planteando la igualdad en la diferencia, entre hombres y mujeres, y motivamos la participación equitativa y la preocupación de los y las mapucistas, por defender los derechos de la mujer: la trabajadora urbana y la rural, la que al mismo tiempo es originaria, es madre, es proletaria.

Hemos levantado el tema de la lucha anticapitalista por un ambiente limpio y digno para todos y todas. Lo que antes fue una parte de la problemática poblacional o campesina, hoy es para nosotros un tema transversal y con vida propia. Estamos luchando por los derechos de la Madre Tierra, derechos que son deberes para nosotros como parte de la Humanidad.

Algunos de nuestros mayores logros, han sido aportar a la construcción del MPT, generar espacios físicos y virtuales de encuentro, de transmisión de nuestras comunicaciones populares, de aporte a la reconstrucción de los movimientos populares y de formación hacia una nueva conciencia. Tenemos algunos blogs propios, y hemos logrado presencia en varios otros enlazados al nuestro o que publican nuestras comunicaciones. El blog principal, Mapu en la Lucha, ha llegado a contar 26 mil visitas sólo desde julio del año pasado: un promedio de 70 visitas al día, de todos los continentes. Muchas de nuestras comunicaciones han sido reproducidas y difundidas en páginas hermanas de dentro y fuera de Chile.

Desde que comenzáramos en 2007, nos hemos preocupado de recorrer las regiones para tomar contacto con compañeros/as que normalmente estarían aislados del quehacer político que siempre se caracterizó por ser centralista. En el nuevo modelo de hacer política y construcción social, nos parece prioritario mantener vínculos con los compañeros/as de las regiones, que son precisamente las que más duramente han sufrido los embates de la agudización de las contradicciones del sistema capitalista global, la pauperización y sus secuelas de desesperanza, agobio y desactivación.

El esfuerzo reconstructor sigue adelante y se nos han ido agregando compañer«s con mucho entusiasmo y buena voluntad, de militancia histórica y otr«s que no habían compartido la militancia en nuestro destacamento, y su apoyo nos anima a seguir en este proceso. El contacto fraterno y el debate político con las otras fuerzas del anticapitalismo y con ls que seguimos creyendo en avanzar en el largo camino hacia la sociedad sin clases, nos ha llevado a concluir que es necesario mantener nuestra identidad y aportar con toda el alma a la construcción colectiva del movimiento popular, tan afectado como nosotros tras las largas dictadura y post-dictadura.

Reafirmamos la voluntad de aportar a la construcción del Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores, y de seguir en el trabajo orgánico como mapucistas, junto a la participación en los movimientos sociales, junto a la realidad cruda y cuestionante que vive el mundo popular, levantándonos como parte de la alternativa que se enfrenta con valor y constancia a la lucha anticapitalista.

Creemos que el presente es de descontento y desorientación, y por eso hay que convertir el descontento en rebeldía popular y desde ésta, abrir espacios por donde se abra camino el Poder Popular Revolucionario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario